Miércoles, 14 de octubre de 2009

 

 

Juegan, juegan.

Agachados, arrugados, decrépitos.


Este hombre torvo

junto a los mares de su patria, más lejana que el sol,

cantó bellas canciones.

 

Canción de la belleza de la tierra,

canción de la belleza de la Amada,

canción, canción

que no precisa fin.

 

Este otro de la mano en la frente,

pálido como la última hoja de un árbol,

debe tener hijas rubias

de carne apretada,

granada,

rosada.

 

Juegan, juegan.

 

Los miro entre la vaga bruma del gas y el humo.

Y mirando estos hombres sé que la vida es triste.

 


Tags: fútbol, poesía, Neruda

Publicado por Atreyu15 @ 18:27  | Literatura
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por sergio
Jueves, 29 de octubre de 2009 | 9:29
el texto muestra el fútbol desde el lado poético y literarioVacilandoArdiendoAvergonzadoIdeaDivertido
Publicado por Invitado
Jueves, 29 de octubre de 2009 | 10:26
El texto no se basa en el futbol en sí, si no que describe a dos jugadores (al hombre torvo y al de la mano en la frente). RollEyes