Jueves, 17 de septiembre de 2009

En mitad del aula, con los puños apretados, contemplaba cabizbajo el lugar en donde tantos años había ejercido la docencia. Tenía el rostro crispado, los labios resecos y no cesaba de balbucear una letanía, apenas audible, de lo que parecían interminables preguntas: ¿Quién descubrió América? ¿Alguien puede decirme cuanto son 15 por 20? ¿Cuál es el río más largo del mundo?... A estas le siguieron decenas de preguntas nuevas y al igual que las anteriores ninguna fue contestada. Tan solo el silencio, que parecía burlarse de él, llegaba a sus oídos. Confuso, sin moverse del sitio, no pudo contener la ira y las lágrimas arroyaron por sus mejillas mientras las piernas, ya sin fuerzas, comenzaron a doblarse.

Fue así, arrodillado y sin cesar de murmurar como le encontraron mientras miraba la única pared que había quedado en pie tras el terremoto.

Aún perdura:

a la luz de una vela,

ese silencio

 

 

 


Tags: haiku, micro

Publicado por Atreyu15 @ 17:07  | Relatos del blog
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Domingo, 21 de febrero de 2010 | 23:13
Lo mismo le pas? a un amigo mio. Estaba en el ba?o y el terremoto sobrevino justo cuando tir? de la cadena. Nunca comprendi? que ?l no hab?a sido el culpable.:-]
Publicado por Atreyu15
Martes, 23 de febrero de 2010 | 14:30
Buen sentido del humor ;-)