Jueves, 23 de octubre de 2008

 

 

 

Tras una discusión, coloqué a mi mujer sobre la mesa, la planché y me la vestí. No me sorprendió que resultara muy parecida a un hábito.



Tags: Micro-relatos, Literatura, Miguel Gómes, Venezuela

Publicado por Nereida4 @ 17:06  | Micro-relatos
Comentarios (11)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Viernes, 24 de octubre de 2008 | 3:31
Me parece excelente el micro relato, completo admirable y simp?tico. FELICIDAES.
Publicado por Invitado
Viernes, 11 de septiembre de 2009 | 20:02
es buen relato excelente felicidades
Publicado por jose andres
Mi?rcoles, 28 de octubre de 2009 | 22:24
:8) el texto sugiere que el hombre no hace nada en casa y el cree que lo k a echo es una tarea de casa...:-/::D:-/:D:f):c)
Publicado por Invitado
Viernes, 13 de noviembre de 2009 | 21:24
seguramente ha hecho una tarea de caZA, resalto de CaZa. :5]
Publicado por Invitado
Jueves, 24 de diciembre de 2009 | 0:50
Esto es una maravilla.

Un espect?culo.

http://www.microrrelatosapeso.blogspot.com/
Publicado por Invitado
Lunes, 14 de junio de 2010 | 16:11

La convivencia y los estragos y vicisitudes del convivir, una prenda que tiene que ser diariamente lavada,  planchada; usarla, y nuevamente volver a lavarla... Buen micro relato felicitaciones.

Publicado por Invitado
Domingo, 12 de diciembre de 2010 | 4:38

el traje justo y que llevamos por o sin querer, pero lo llevamos. lcd

 

Publicado por Invitado
S?bado, 19 de febrero de 2011 | 18:38

EXCELENTE, INSPIRADOR Y CONTUNFENTE. FELICITACIONES.

}

Publicado por Invitado
Domingo, 05 de febrero de 2012 | 0:31

pues yo ya que la subo a la tabla de la plancha y me la follo. y luego, si quiere planchar que planche.

Publicado por Invitado
Viernes, 20 de abril de 2012 | 21:21

Miguel, te felicito, has dado en la cabeza del clavo con tu microrelato. Muy fuerte, preciso e contundente. Lástima que no falten los comentarios vulgares como el primero de la lista.

Publicado por [email protected]
Lunes, 26 de noviembre de 2012 | 18:17

Gran relato. el machismo lo encuentro en estas palabras y como se da a conocer en sus distintas caretas desde el miedo pasando por la verguenza y terminando en lo frio y calculador.