Viernes, 17 de agosto de 2007
Con la apertura del nuevo centro comercial se ahorrar?a mucho tiempo y dinero para el sustento de sus cinco hijos; la paga por su viudedad no daba para mucho. Los atavi? como si de un domingo se tratase. Juan, Ana, Luis, y los gemelos de apenas diez meses, siempre la acompa?aban.

A su vuelta dej? las bolsas de la compra sobre la mesa de la cocina. Dio de cenar a los gemelos y los acost? mientras les tarareaba una nana. A partir de ahora todo ser? m?s barato, pensaba mientras recog?a la compra y aprovechaba las bolsas vac?as para deshacerse de la ropa y juguetes de los tres mayores.
Publicado por Atreyu15 @ 13:27  | Relatos del blog
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 04 de marzo de 2008 | 19:32
Me ha gustado mucho este mini-relato. Es una mezcla de ?ntimo y m?gico...

Saludos!