Jueves, 02 de agosto de 2007
Dio por terminada la entrevista; llevaba muchos a?os haciendo el mismo tipo de preguntas, observando miles de caras, todas diferentes, todas con la misma ansia. El joven que esperaba frente a ?l ten?a dieciocho a?os, su misma edad cuando le arrestaron en el 68. Vio en aquellos ojos el esp?ritu rebelde necesitado de cambiarlo todo, de luchar contra todo, de vivirlo todo, sin tener a?n muy claro que es ese todo.
Record? con nostalgia aquella primavera y el esfuerzo realizado para llegar hasta la posici?n que ahora ocupaba.
Cogi? su bol?grafo y escribi? en el curr?culum: no v?lido.
Publicado por Atreyu15 @ 20:27  | Relatos del blog
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Jueves, 09 de agosto de 2007 | 19:02
El relato podr?a ser peor, la verdad. Los puntos b?sicos de mi cr?tica son los siguientes:
1. Topicazo: no estar?a de m?s obviar las referencias al rollo patatero del 68. Ya cansa.
2. Est? bien cierto des?nimo; convenientemente dosificado no queda mal. Tampoco est? de m?s disimularlo un poco, aunque entiendo que la reducida extensi?n que se impone el autor no deja m?s opci?n que ir directo al grano. Poca extensi?n, poca sutileza.
3. El final es lo mejor de todo. Ah? s? hay des?nimo, hast?o, amargura o lo que sea. Le da el punto est?tico que desde el principio busca.
Publicado por Atreyu15
Jueves, 09 de agosto de 2007 | 20:48
Gracias por comentar el micro. La verdad es que ten?a que tratar sobre mayo del 68 y s?lo dispon?a de 600 caracteres incluidos los espacios, y como ves no da para mucho. Intent? reflejar un lejano ?despu?s? tratando de huir precisamente de los t?picos de la revoluci?n en s?. El micro fue para un concurso en el que no tuve ?xito pues gan? el siguiente relato:
Mi padre se encaram? en el Arco del Triunfo y coloc? una bandera rojinegra. Cuando baj?, mam? lo persigui? con la mirada entre la multitud de estudiantes y obreros y no par? hasta que consigui? estar a su altura. Ella, con su acento extranjero, pirope? su valent?a. ?l, lleno de vanidad, se?al? una pegatina de su solapa con la frase "prohibido prohibir", y, a?n si conocerla de nada, bes? su boca y la cit? a las ocho en una barricada del Barrio Latino. Al volverse a encontrar, se refugiaron en la trastienda de la librer?a espa?ola, a la espera de la carga policial. All?, fui concebido.