Viernes, 20 de julio de 2007
Desde peque?o su madre ya se lo dec?a: ?leer tantos tebeos de Mortadelo no puede traerte nada bueno?. Y quiz?s ten?a raz?n?

Ahora era un hombre adulto que esperaba paciente, bajo su disfraz de ?rbol, el momento adecuado para atracar la sucursal de aquel banco. No le molest? nada el perro de cara arrugada que a tres patas deposit? una meada a sus pies, ni tan siquiera el joven que, navaja en mano, grab? unas iniciales sobre su omoplato; fueron los empleados de jardiner?a y la minuciosa poda que llevaron a cabo lo que le hizo gritar cuando cortaron uno de sus dedos.

Fue detenido y juzgado, de poco sirvieron las protestas de Greenpeace. Actualmente cumple su condena plantado en el bot?nico de Nueva York.

PD Basado en un hecho real.
Publicado por Atreyu15 @ 13:51  | Relatos del blog
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios