Jueves, 10 de mayo de 2007
Un d?a de tormenta estaba un obispo cristiano en su catedral, y se le acerc? una mujer no cristiana y le dijo:
-Yo no soy cristiana. ?Existe salvaci?n del fuego del infierno para m??
El obispo mir? y respondi?:
-No, s?lo se salvan los bautizados en el agua y en el esp?ritu.
Y mientras a?n hablaba, un rayo cay? con estruendo sobre la catedral, y ?sta fue invadida por el fuego.
Y los hombres de la ciudad llegaron corriendo y salvaron a la mujer, pero el obispo se consumi?, alimento del fuego.
Publicado por Atreyu15 @ 13:36  | Micro-relatos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios