Viernes, 20 de abril de 2007
Tras la cerrada ovaci?n que puso t?rmino a la sesi?n plenaria del Congreso Internacional de Ling??stica y Afines, la hermosa taqu?grafa recogi? sus l?pices y papeles y se dirigi? hacia la salida abri?ndose paso entre un centenar de ling?istas, fil?logos, semi?logos, cr?ticos estructuralistas y desconstruccionistas, todos los cuales siguieron su garboso desplazamiento con una admiraci?n rayana en la glosem?tica.
De pronto las diversas acu?aciones cerebrales adquirieron vigencia f?nica:
?Qu? sintagma!
?Qu? polisemia!
?Qu? significante!
?Qu? diacron?a!
?Qu? exemplar ceterorum!
?Qu? Zungenspitze!
?Qu? morfema!
La hermosa taqu?grafa desfil? impert?rrita y adusta entre aquella selva de fonemas.
S?lo se la vio sonre?r, halagada y tal vez vulnerable, cuando el joven ordenanza, antes de abrirle la puerta, murmur? casi en su o?do: ''Cosita linda".
Publicado por Atreyu15 @ 18:02  | Micro-relatos
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Vicente Ytusaca
Mi?rcoles, 23 de mayo de 2007 | 7:03
Entiendo que un texto literario es el princio de otro, pero, Benedetti es un jodido que malogra el instito de escribir, pues no creo q se le puede superar...
Publicado por Invitado
Viernes, 25 de junio de 2010 | 19:16

No conocía el texto y me gustó mucho. Me hizo reír -que no es poco, hoy día-. Gracias por publicarlo,

Viviana F.