Martes, 03 de abril de 2007
No sabemos si fue a causa de su coraz?n de oro, de su salud de hierro, de su temple de acero o de sus cabellos de plata. El hecho es que finalmente lo expropi? el gobierno y lo est? explotando. Como a todos nosotros.
Publicado por Atreyu15 @ 18:48  | Micro-relatos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios