Viernes, 09 de marzo de 2007
Hab?a una vez un hombre muy querido de su pueblo porque contaba historias. Todas las ma?anas sal?a del pueblo y, cuando volv?a por las noches, todos los trabajadores del pueblo, tras haber bregado todo el d?a, se reun?an a su alrededor y le dec?an:
-Vamos, cuenta, ?qu? has visto hoy?
?l explicaba:
-He visto en el bosque a un fauno que ten?a una flauta y que obligaba a danzar a un corro de silvanos.
-Sigue contando, ?qu? m?s has visto? -dec?an los hombres.
-Al llegar a la orilla del mar he visto, al filo de las olas, a tres sirenas que peinaban sus verdes cabellos con un peine de oro.
Y los hombres lo apreciaban porque les contaba historias.
Una ma?ana dej? su pueblo, como todas las ma?anas... Mas al llegar a la orilla del mar, he aqu? que vio a tres sirenas, tres sirenas que, al filo de las olas, peinaban sus cabellos verdes con un peine de oro. Y, como continuara su paseo, en llegando cerca del bosque, vio a un fauno que ta??a su flauta y a un corro de silvanos... Aquella noche, cuando regres? a su pueblo y, como los otros d?as, le preguntaron:
-Vamos, cuenta: ?qu? has visto?
?l respondi?:
-No he visto nada.
Publicado por Atreyu15 @ 14:17  | Micro-relatos
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Viernes, 13 de noviembre de 2009 | 11:12
Que extra?o que nadie haya comentado ?ste. :)
El pobre protagonista temi? que lo tomaran por loco cuando realmente vio, aunque no le importaba que lo tomaran por ilusionista cuando no pod?a ver.
Si quieren pasarse a leer mis micro-relatos, esta es la direcci?n http://microrelatosjk.blogspot.com/
Publicado por Invitado
S?bado, 31 de julio de 2010 | 3:37

Por qué volver a contar lo que se había imaginado tal cual?. Lo imaginario convertido en realidad, pierde el sentido de asombro y por ello la magia de lo que contaba se pierde.  Espero no haya perdido capacidad para imaginar, porque sino perdió la capacidad para narrar y contar.  Pero es hermoso el micro relato y gracias por compartir los tuyos, los leeré.

Publicado por Invitado
Viernes, 16 de diciembre de 2011 | 23:16

Clarísimo aquellas ficciones dejaron de serlo cuando se hicieron realidad, ahí dejó de ser el Hombre que contaba historias. Excelente.