S?bado, 14 de octubre de 2006
Para Atreyu a quien seguramente le gustar?. Esta no es la que te promet?, pero como quiera que no la encuentro, mientras tanto puede valer.
Es atribuida a Jos? de Espronceda.

LA DESESPERACI?N


Me gusta ver el cielo
con negros nubarrones
y o?r los aquilones
horr?sonos bramar;
me gusta ver la noche
sin luna y sin estrellas,
y s?lo las centellas
la tierra iluminar.
Me agrada un cementerio
de muertos bien relleno,
manando sangre y cieno
que impida el respirar;
y all? un sepulturero
de t?trica mirada
con mano despiadada
los cr?neos machacar.
Me alegra ver la bomba
caer mansa del cielo,
e inm?vil en el suelo,
sin mecha embravecida
que estalla y que se agita
y rayos mil vomita
y muertos por doquier.
Que el trueno me despierte
con su ronco estampido,
y al mundo adormecido
le haga estremecer;
que rayos cada instante
caigan sobre ?l sin cuento,
que se hunda el firmamento
me agrada mucho ver.
La llama de un incendio
que corra devorando
y muertos apilando
quisiera yo encender;
tostarse all? un anciano,
volverse todo tea,
o?r como vocea,
?que gusto!, ?que placer!
Me gusta una campi?a
de nieve tamizada,
de flores despojada,
sin fruto y sin verdor,
ni p?jaros que canten,
ni sol haya que alumbre
y solo se vislumbre
la muerte en derredor.
All? en sombr?o monte;
solar desmantelado
me place en sumo grado,
la luna al reflejar;
moverse las veletas
con aspero chirrido
igual al alarido
que anuncia el expirar.
Me gusta que al Averno
lleven a los mortales
y all? todos los males
les hagan padecer;
les abran las entra?as,
les rasguen los tendones,
rompan los corazones
sin de ellos caso hacer.
Ins?lita avenida
que inunda f?rtil vega,
de cumbre en cumbre llega,
y llena de pavor
se lleva los ganados
y las vides sin pausa,
y estragos miles causa,
?que gusto!, ?que placer!
Las voces y las risas,
el juego, las botellas,
en torno de las bellas
alegres apurar;
y en sus lascivas bocas,
con voluptuoso halago,
un beso a cada trago
alegres estampar.
Romper despu?s las copas,
los planos, las barajas,
y abiertas las navajas
buscando el coraz?n;
o?r luego los brindis
mezclados con quejidos
que lanzan los heridos
en llanto y confusi?n.
Me alegra o?r al uno
pedir a voces vino,
mientras que su vecino
se cae en un rinc?n;
y que otros ya borrachos,
en trino desusado,
cantan al dios vendado
imp?dica canci?n.
Me agradan las queridas
tendidas en los lechos,
sin chales en los pechos
y flojo el cintur?n,
mostrando sus encantos,
sin orden el cabello,
al aire el muslo bello?
?que gozo!, ?que ilsi?n!
Comentarios
Publicado por Atreyu15
Domingo, 15 de octubre de 2006 | 17:05
Gracias por la dedicatoria. Jajajaja jajajaja. Bueno, en fin, reconozco sentirme atra?do por el tema de la muerte pero no me siento legionario para tararear su conocida canci?n: ?soy el novio de muerte??
Me llam? la atenci?n la poes?a, aunque para mi gusto resulta demasiado rompedora, vamos un pel?n contundente jajajaja; toda una org?a de destrucci?n y sexo.

PD La muerte no es destrucci?n, desolaci?n, caos, ni nada parecido, es simplemente el ?ltimo instante.:8)
Publicado por Nereida4
Domingo, 15 de octubre de 2006 | 18:44
?Ufff! Esta poes?a se las trae ?qu? fuerte y t?trica por dio! :z)

Atreyu es recurrente en el tema de la muerte pero me parece no se regocija con ella.:5}
Quiz?s la muerte por s? misma no es esas cosas que dices, Atreyu, pero s? son muchas veces su resultado o su causa? :8)


Por cierto, me alegra tu reaparici?n querido Manchurry. ;-)
Publicado por Loca_por_la_musica
Domingo, 15 de octubre de 2006 | 22:26
Es muy dura no? No conozco demasiado a Atreyu, pero no me parece a mi tampoco que le vaya demasiado esta poesia. Estoy de acuerdo con Nereida.