Mi?rcoles, 30 de agosto de 2006
Algunos papeles viejos son como los recuerdos inoportunos. No aceptan el fuego ni la horca. El hombre cumple su tr?nsito pero sus recuerdos y su memoria a veces sobreviven a la desesperaci?n.
El avaro de don Jes?s Mar?a lo resolvi? a su manera suicid?ndose.
Publicado por Atreyu15 @ 17:57  | Micro-relatos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios