Sábado, 24 de junio de 2006

Somiedo, Lago Cerveriz

Somiedo, Lago Cerveriz



En junio de 1921 D. Aureliano de Llano Roza de Ampudia recorrió los pueblos de las montañas de Somiedo y de Belmonte con el exclusivo objeto de estudiar sobre el terreno los ritos que allí se practicaban la mañana de San Juan.

Un pequeño extracto de su libro “Del Folklore Asturiano: mitos, supersticiones, costumbres”, de 1922, en el que nos narra sus experiencias, es el siguiente:




La mañana de San Juan de 1921, al riscar el alba, en la parroquia de Santiago de Aguino, concejo de Somiedo presencié el rito de “salar las vacas con sal bendita” para preservarlas de enfermedades (1).

Después, por un camino de difícil acceso, trazado por entre riscosas angosturas, al borde de precipicios y al pie de grandes alturas que producen estremecimiento en el ánimo del que las contempla, subí a Perlunes, pueblo perteneciente a la citada parroquia y situado entre altos roquedales donde anidan las águilas y el oso tiene su guarida.
Llegué muy temprano. Las casas están enramadas; algunos vecinos acaban de asperxar las ovejas en el río y las echan a pacer la rosada antes que salga el sol y le quite la virtud (2). Los niños se bañan en la corriente del agua cristalina que salta por entre las peñas. Y las personas que tienen alguna enfermedad cutánea, la curan revolcándose desnudas en el rocío de los prados ocultos entre los árboles o entre las peñas (3).

La costumbre de hacer uso del rocío para curar la sarna o para aumentar la salud, ha sido general en Asturias.
“—En el pueblo de Borines concejo de Piloña, las mozas, completamente desnudas, se revuelcan en los prados para practicar la virtud de rocío” (4).

Esto hacen ahora las mozas de algunos pueblos de Allande y las de Tormaleo concejo de Ibias. En Sisterna, pueblo de Ibias, la juventud al dar las doce de la noche coge la orvallada en el río.
Los vecinos de Brañaseca y de San Martín de Luiña concejo de Cudillero, y los de Arcallana, concejo de Luarca, echan una rosa en la flor del agua y ésta la conservan en una botella para curar los ojos. Y con la flor del agua acabada de coger, se lavan todo el cuerpo para preservarle de enfermedades de la piel. Cortan flores de saúco y las cuelgan a la ventana para que reciban la bendición de San Juan y las retiran antes que salga el sol. Porque los rayinos de éste les quita la virtud que tienen para curar varias enfermedades. Enraman las casas y los establos y sacan todo el ganado al campo para que San Juan lo bendiga (5).

_________________________________________

(1) En la mayor parte de los pueblos occidentales, la víspera de San Juan ponen sal al sereno, y al amanecer, lo dan al ganado. A esta práctica la llaman “salar las vacas con la sal bendita”. Porque la bendice San Juan.

(2) En el Valle del Ajo, concejo de Somiedo, también hay la costumbre de esperxar las ovejas y demás ganado; el agua está bendita por el Santo. En Morcín, dicen que la mañana de San Juan todas las gafeces salen del agua.

(3) Basilio Alba, de 78 años, vecino de la parroquia de Aguinos, me dijo que él se había revolcado desnudo en el rocío para curar la sarna.

(4) Publicado en “El Correo de Asturias”, Oviedo, 24 de Junio de 1892.
En la Riera de Somiedo, tienden la ropa de vestir al rocío; esto evita enfermedades al dueño de ella.

(5) La costumbre de sacar el ganado al campo para que lo bendiga San Juan fue general en Asturias; hoy lo sacan en casi todos los pueblos de Occidente.
Y el “enramado” de las casas y de los establos, en Perlunes, Brañaseca y otros pueblos occidentales, es independiente del ramo que colocan los mozos a las puertas de las casas de sus novias. Aquel enramado se hace con el fin de preservar la casa de desgracias. En algunas parroquias, entre ellas la de Jarceley, concejo de Cangas de Tineo, mojan un ramo en la fuente y lo colocan sobre el tejado para que no caigan rayos en la casa.


___________________________________

Ver artículo relacionado: Noche de San Xuan



Tags: Mitos y Leyendas, Mitos, Leyendas, Asturias, Costumbres, Ritos, Supersticiones

Publicado por Nereida4 @ 15:41  | Mitos y leyendas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios