Sábado, 17 de junio de 2006
Llevo algún tiempo ausente de vosotros y aunque nadie me lo pide, daré una pequeña explicación de mi mutismo.

Tenía entre manos un asunto que si bien no era crucial, si era al menos importante para mí. Hablo de un examen para promocionar en mi trabajo; de forma que dediqué parte de mi tiempo a estudiar, o eso creía yo.

Sacrifiqué mi ocio y parte del de mi familia y deje varias de mis buenas costumbres; entre ellas la de abrir de vez en cuando el cajón de sastre o la de vagabundear en mis viajes.

Llené mi tiempo de leyes y ordenanzas, fijé toda mi atención en los sobados textos de legislación que son el único nexo de unión entre mi propio mundo y la realidad laboral que me rodea y machaconamente apreté todas las palabras en mi ya mermado cerebro, un día tras otro. Abstrayéndome cada día un poquito mas, hasta llegar a sentirme ausente del mundo.

Y por fin, llegó el momento de rendir cuentas de tanto esfuerzo, esa mañana me levanté de buen humor y viajé hasta la localidad de Baeza, en Jaén, me disfracé de examinando sesudo y seguro de mi mismo realicé la prueba.

Lo que hice, que yo creía un examen, en realidad fue un ensayo científico que me ha servido para demostrar irrefutablemente, que a partir de una determinada edad, (que no viene al caso), y aunque el aspecto exterior de un humano, no denote ningún síntoma, es muy posible que en casos determinados, su cerebro se haya convertido en corcho, y ya no sea capaz de absorber nada, de tal manera que las definiciones, datos y conceptos floten por encima de la materia gris sin impregnarla, ni mancharla siquiera.

Eso es todo, por ahora estoy con vosotros de nuevo, y el año que viene lo intentaré de nuevo, mediante un sistema de dilución, que si tampoco da resultado, variare a uno de osmosis inversa. Saludos y gracias por guardarme el sitio.
Comentarios
Publicado por seudolus
Sábado, 17 de junio de 2006 | 22:50
Animo grumete, el año que viene está a la vuelta de la esquina, mientras tanto no descuides a los seres queridos ni aquello que te haga feliz. Por cierto ¿de que corcho es tu mente? La mía es de tapones de botella con denominación de origen (Ribera del Duero). Un saludo desde aquí.
Publicado por Manchurri
Sábado, 17 de junio de 2006 | 23:02
En mi caso, es de pura corteza de alcornoque, me gusta lo natural.
Publicado por Nereida4
Domingo, 18 de junio de 2006 | 20:56
Se te echaba de menos Manchurry. Este barco anda últimamente un poco "soso".

Respecto a tu examen no te desanimes, en otra ocasión será. Guiño
Publicado por Atreyu15
Lunes, 19 de junio de 2006 | 14:07
Hay que cambiar de forma de pensar. Yo, cuando me presento en algún tipo de examen voy con la idea de dar todo lo que tengo, así, sea cual sea el resultado, salgo satisfecho (no hay mejor nota que dar el máximo de uno mismo). Estás en una edad ideal para asimilar todo lo que se te ponga por delante y no te olvides que un buen vino no sería tal sin un buen corcho.

Saludos Sonrisa
Publicado por Nereida4
Lunes, 19 de junio de 2006 | 14:25
Atreyu, muy buena tu filosofía, sí señor. Flash
Y muy bueno lo del vino, es una gran verdad. Guiño