Lunes, 15 de mayo de 2006
En las islas Salomón, en el sur del Pacífico, algunos lugareños practican una forma única de tala de árboles. Si un árbol es demasiado grande para ser talado con un hacha, los nativos lo hacen caer a gritos. (No tengo a mano el artículo, pero juro que lo he leído.) Los leñadores con poderes especiales se suben a un árbol exactamente al amanecer y, de pronto, le gritan con toda la fuerza de sus pulmones. Lo harán durante treinta días. El árbol muere y se derrumba. La teoría es que los gritos matan el espíritu del árbol. Según los lugareños, da siempre resultado.
¡Ay, esos pobres inocentes ingenuos! ¡Qué extraños y encantadores hábitos los de la jungla! Gritarles a los árboles, vaya cosa. ¡Qué primitivo! Lástima que no tengan las ventajas de la tecnología moderna y de la mentalidad científica.
¿Y yo? Yo le grito a mi mujer. Y le grito al teléfono y a la segadora de césped. Y le grito a la televisión y al periódico y a mis hijos. Incluso se dice que he agitado el puño y le he gritado al cielo algunas veces.
El hombre de la puerta de al lado le grita mucho a su coche. Y este verano le oí gritarle a una escalera de tijera durante casi toda una tarde. Nosotros, la gente educada, urbana y moderna, le gritamos al tráfico y a los árbitros y a las facturas y a los bancos y a las máquinas…, sobre todo a las máquinas. Las máquinas y los parientes se llevan la mayor parte de los gritos.
Yo no sé lo que hay de bueno en ello. Las máquinas y las cosas siguen en su sitio. Ni siquiera darle patadas sirve a veces para nada. En cuanto a las personas, bueno, los isleños de Salomón pueden apuntarse un tanto. Gritarles a cosas vivas puede hacer que muera el espíritu que hay en ellas. Los palos y las piedras pueden romper nuestros huesos, pero las palabras rompen nuestros corazones.
Publicado por Atreyu15 @ 18:02  | Micro-relatos
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Miércoles, 22 de abril de 2009 | 6:44
esta bueno este texto.
Quiero pedir un favor porfa, alguien tiene un libro de este caballero robert fulghum que se llama "las cosas que hacemos sin saber porqué". Si es que alguien me lo pudiese mandar, este es mi mail c_hippie@hotmail.com

porfa porfa, se agradece de antemano.
Publicado por c_hippie
Miércoles, 22 de abril de 2009 | 7:13
Ahora si me hice usuario xd

avisen si saben algo Muchas risas
Publicado por Invitado
Sábado, 25 de septiembre de 2010 | 1:17

yo tuve este maravilloso libro y cometí la peor de las torpezas: lo presté y nunca me lo devolvieron.....

Publicado por Invitado
Miércoles, 18 de abril de 2012 | 18:07

Helado 

desquiciado loco Muchas risas Llorando Llorando Noche Divertido Navidad Navidad Saludando ;) Saludando ;) Saludando ;) Cumpleaños Kitty zopenco Vacilando Rebotado Rebotado Payaso Llorica Llorica Llorica Llorica Angelito Angelito Angelito Angelito Angelito muñeco de nieve muñeco de nieve muñeco de nieve muñeco de nieve Ardiendo Ardiendo Ardiendo Ardiendo Demonio Demonio Vomitona Vomitona