Viernes, 21 de abril de 2006
Si alguna vez vais a Zaragoza, vereis que es una ciudad donde se pueden ver muchisimos sitios e infinidad de cosas curiosas. Desde luego, no podremos decir que no hay nada que ver; as? por encima, El Pilar, la Seo, incontables iglesias, la Puerta del Carmen, La Aljafer?a, el barrio del Tubo.

Hay que ver el Ebro desde el puente viejo, los futboleros tienen que ver el estadio de La Romareda, (el Real Zaragoza, siempre ha sido un equipo querido), hay que ver la evenida de la Independencia y el centro, y yo que se cuantas cosas mas, seguramente de muchas me olvido y otras no las conozco.

Pero seguro que despu?s de ver todo eso querremos descansar, al menos un poquito. La cantidad de bares, mesones, fondas, pubs, cafeter?as, tascas, tabernas y otros muchos locales de parecido pelaje, son innumerables; pero el que a mi mas me gusta, aquel al que siempre vuelvo, el que os recomiendo, es el local donde estoy escribiendo estas letras (lo que no le aporta nada), se llama "Casa de comidas La Republicana", est? en la C/ Mendez Nu?ez n? 38.

Es un local bastante grande, aunque parece peque?o por acogedor, no es nuevo, ni viejo, es intemporal; est? decorado como uno de aquellos colmados de mediados del siglo pasado donde lo mismo te tomabas un vino que te comprabas unas velas o una cacerola.

Todo est? sacado del siglo pasado, ninguno de los objetos expuestos en las estanter?as es copia, todos son originles y a gente de mi edad algunos nos suenan, en sus paredes cuadros con estampas aragonesas de personas en traje regional, y acompa?ando a los cuadros en las paredes, placas esmaltadas con inscripciones y carteles curiosos por antiguos "Principal", "Comedor", "Escalera B", "prohibido escupir", etc...

Imagen


En los estantes mil y un artilugios de toda indole,molinillos de caf?, camaras de fotos, latas de sardinas, tarros con caramelos, botellas y sifones como no pod?a ser menos tratandose de un bar, completan el cuadro, un piano viejo y mesas con manteles de cuadros.


Imagen


Solo destacan del conjunto el pu?etero ordenador de la caja, las salidas del aire acondicionado y los extintores, que nos devuelven a nuestro presente cuando la vista tropieza con ellos.

La m?sica es suave, al volumen justo para ser oida y permitir las veinte o treinta conversaciones que se mantienen cuando el local est? lleno; y las tapas, son cojonudas, muy elaboradas y con variedad, solo tienen en contra ser un poquito caras. El ambiente es casi perfecto.

Siempre que voy a Zaragoza, me acerco hasta all?, leo, me tomo una patata rellena u otra tapa seg?n est? el d?a, me bebo un vinito de cari?ena o somontano, y luego remato la faena con un descafeinado, eso si, con sacarina que hay que cuidarse.

Cuando me voy, siento que estoy restaurado interior y exteriormente, no tengo arrugas de preocupaci?n en la frente, ya no aprieto las mandibulas, mi respiraci?n es tranquila y hasta sonr?o.

Si vais a Zaragoza, id, os gustar?.

La calidad de las fotos no es muy buena porque est?n hechas con el movil.

Imagen

Comentarios
Publicado por Nereida4
Martes, 02 de mayo de 2006 | 17:47
Para una como yo que no viaja gran cosa se agradece que nos transportes a todos estos bellos rincones de nuestra geograf?a. ;-)