Domingo, 16 de abril de 2006

Est? muy bien esto de los Haikus, y ahora los Tankas, ademas de aquellas otras formas po?ticas de las que estos proceden, logicamente tambi?n japonesas.

No conoc?a ninguna de ellas y me ha sorprendido y mucho, la cantidad de normas, algunas incluso contradictorias que rigen a estas formas po?ticas, me parece que si se pueden seguir, obligan demasiado y encorsetan demasiado la creaci?n. As? entiendo que Seudolus diga que las normas se aprenden y luego se olvidan evitando las restricciones.

Yo por mi parte os propongo otro tipo de poemas, totalmente espa?oles,y de los cuales colgare en este mismo art?culo las normas que los rigen, son propicios para provocar la sonrisa aunque pueden llegar a ser crueles, pero siempre son divertidos. Estoy hablando del epigrama, forma de verso que nos viene de antiguo; epigramas solian ser los comentarios que circulaban en los mentideros del Madrid del siglo de oro y en todas las ciudades de Espa?a.

Han servido siempre como denuncia del abuso de poder, de lo mal hecho, y como defensa del sentido com?n y la limpieza social, seg?n escribe Uss?a.

Tambi?n han servido como valvula de escape del pueblo al reirse de forma sutil de los poderosos, ridiculizandolos o resaltando sus debilidades y defectos, que los convierten en humanos como los demas.

Bien, as? puesto, las normas para escribir epigramas, seg?n Juan de Iriarte, epigramista reconocido son estas.

A la abeja semejante
para que cause placer
el epigrama ha de ser
peque?o, dulce y punzante.

No hay mas, ni hacen falta mas, y como bot?n de muestra ah? van unos epigramas escritos por Pedro Mu?oz Seca, autor de "La Venganza de Don Mendo", junto con las situaciones que los provocaron.

Espero que os gusten.

Ocurri? que D. Pedro Mu?oz Seca, viv?a en Madrid, en una finca de la calle de Velazquez, y que con pocos d?as de diferencia fallecieron los porteros de dicha finca, una venerable pareja de ancianos, querida y respetada por todos, fueron enterrados juntos, y uno de sus hijos, le pidi? a Mu?oz Seca que le escribiera un epitafio para sus padres y este, cumpli? el encargo y le escribi? el siguiente verso:

Fue tan grande su bondad,
tal su generosidad
y la virtud de los dos,
que est?n con seguridad
en el Cielo, junto a Dios.

Pero el Obispo de la di?cesis, a cuyo conocimiento y aprobaci?n hab?a que someter el texto de los epitafios y leyendas de los camposantos,rechaz? energicamente su contenido, con el argumento de que Mu?oz Seca no era nadie para asegurar que los porteros estaban en el Cielo, y junto a Dios. No tard? Mu?oz Seca en escribir un segundo modelo de epitafio.

Fueron muy juntos los dos,
el uno del otro en pos
donde siempre va el que muere...
pero no est?n junto a Dios,
porque el Obispo no quiere.

Indignaci?n episcopal ante el segundo texto, algo mas conciliador que en los primero momentos de excitaci?n, el Obispo escribe una nota que env?a urgentemente a Mu?oz Seca, en la que le dice: "Ni yo ni ning?n otro representante de la Santa Iglesia, intervenimos para nada en el destino de los difuntos, por tratarse de un misterio inescrutable, que ni usted, a pesar de su buena voluntad, ni nosotros estamos capacitados para aclarar.

Mu?oz Seca le contesta con un tercer verso.

Flotando sus almas van
por el eter d?bilmente,
sin saber que es lo que har?n,
porque desgraciadamente
ni Dios sabe donde est?n.

Con este ?ltimo epigrama qued? zanjada la cuesti?n, tal como lo relata Uss?a en su libro "Co?ones del Reino de Espa?a", que aunque nos deja sin saber que epitafio se coloc? al final, es un libro que os recomiendo para despertar la sonrisa y el gusto por escribir peque?os versos punzantes.

Blog de haiku: http://lapisadadeunahormiga.blogspot.com/


Comentarios
Publicado por Nereida4
Domingo, 16 de abril de 2006 | 23:18
Interesante este tema que nos traes, Manchurry, y muy divertido.
Muy ingenioso y muy agudo ese Mu?oz Seca. :D