Domingo, 26 de marzo de 2006


El mono y el delfín



Un hombre que iba a navegar se llevó un mono para divertirse durante la travesía. Cuando llegaron a la altura del Sunio, el promontorio del Ática, se desató una violenta tempestad. Se hundió la nave y todos trataron de ganar la costa a nado, el mono incluido. Un delfín que lo había visto y lo tomó por un hombre, se puso debajo de él, y lo transportó hacia la tierra firme. Cuando llegó al Pireo, puerto de Atenas, preguntó al mono si era ateniense de nacimiento. Al responderle éste que sí y que incluso tenía parientes ilustres, le volvió a preguntar si conocía el Pireo. Creyendo el mono que le preguntaba por un hombre, le dijo que era muy amigo suyo, incluso íntimo. Y el delfín, indignado por tanta mentira, se sumergió y lo ahogó.


Hay hombres que, sin conocer la verdad, creen poder engañar a los otros.




Tags: Fábulas, Esopo, Moraleja, Monos, Delfines, Ignorancia, Engaño

Publicado por Nereida4 @ 18:10  | Fábulas
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por seudolus
Martes, 28 de marzo de 2006 | 21:18
Si yo tratase a los que me engañan asina mi cuchillo no daba a basto, gracias a los dioses tengo otro temple, aunque tengo tirao de cuchillo. Por cierto...a mi padre le apodeban "El Pireo".