Jueves, 23 de marzo de 2006
Terreno arcilloso


La geoterapia se vale de la arcilla y del barro para mejorar la salud en numerosas patolog?as. La arcilla, cuyo uso terap?utico se remonta a los albores de la humanidad, posee diversas propiedades, entre las cuales destaca su capacidad refrescante, antiiflamatoria y cicatrizante. Puede administrarse tanto por v?a interna, oralmente, como por v?a externa, mediante cataplasmas y compresas.
Todos los pueblos a lo largo de la historia han empleado las propiedades de la arcilla, la tierra y el barro (estas dos ?ltimas, formas diferentes de esa misma compleja mezcla de sustancias qu?micas que es la arcilla), como remedio natural para numerosas dolencias.
Antiguos documentos manifiestan que los m?dicos egipcios utilizaban arcilla por v?a interna contra las inflamaciones y las ?lceras; para tratar los dolores y deformaciones reum?ticas aplicaban los fangos calientes del Nilo, y los embalsadotes utilizaban la arcilla para la momificaci?n de los muertos. Y desde entonces hasta nuestros d?as, pese a las diferencias de m?todo o te?ricas, el elemento fundamental de la geoterapia, la concepci?n terap?utica de la arcilla, no ha dejado de acompa?ar al hombre. Hoy las propiedades terap?uticas de la arcilla han quedado demostradas de manera fehaciente. No solo la emplean los natur?patas, sino que tambi?n la medicina alop?tica oficial la considera eficaz en ciertos tratamientos, especialmente en afecciones pulmonares, reum?ticas y articulares.


Componentes principales de la arcilla
En geoterapia se emplean indistintamente la arcilla o el barro. Aunque tienen propiedades distintas, ambos resultan beneficiosos para el organismo. Se diferencian principalmente por su contenido en materia org?nica, lo que hace que resulte m?s seguro, desde el punto de vista bacteriol?gico, el empleo de la arcilla, ya que cuando est? h?meda resulta una tierra grasa, sobre la que no crece ninguna planta. Para uso interno se recomienda la arcilla, mientras que el barro puede emplearse para uso externo.
La arcilla es una roca sedimentaria, finamente granulada, que procede de la erosi?n lenta de los granitos ?principalmente de s?lice y al?mina en forma de silicato de al?mina- bajo la acci?n de los cuatro elementos fundamentales: la tierra, el agua, el aire y el sol. La al?mina es un ?xido de aluminio que junto con la s?lice se combina con las bases alcalinot?rreas de los feldespatos, la incesante erosi?n de la lluvia los arrastra y re?ne en las depresiones del suelo, formando la arcilla. Los componentes principales de la arcilla son cinco:

S?lice. Muy valioso para fortificar los tejidos el?sticos del organismo; sin ?l, u?as y pelos se vuelven quebradizos.
Silicato de al?mina. Es un gran regulador intestinal; su empleo es adecuado en las colitis.
?xido de hierro. El hierro es el componente esencial de la hemoglobina de la sangre, que hace posible la fijaci?n y liberaci?n del ox?geno de la respiraci?n. De ah? que su principal acci?n sea su efecto antian?mico, aunque tambi?n favorece el tr?nsito intestinal.
?xido de magnesio. Es t?nico general, factor de crecimiento y regenerador celular, pues equilibra el sistema nervioso y vagosimp?tico, al mismo tiempo que es un estimulante de la secreci?n hep?tica y un antis?ptico externo e interno. Posee propiedades curativas sobre las ?lceras, da efectividad a la arcilla en la prevenci?n de c?ncer y act?a frente a la trombosis y la arteriosclerosis. Tambi?n act?a regulando el metabolismo del calcio y aumenta la capacidad de defensa inmunol?gica del organismo.
Calcio. Es de gran importancia para la constituci?n y conservaci?n de los huesos, incluidos los dientes y tendones, e incluso los n?cleos celulares y el equilibrio sangu?neo humoral, as? como para la transmisi?n del impulso nervioso y la actividad celular.

Propiedades terap?uticas de la arcilla

Imagen


La arcilla ha demostrado tener propiedades desinfectantes (en estado h?medo inhibe el desarrollo de g?rmenes pat?genos, favoreciendo as? la regeneraci?n celular), cicatrizantes (gracias a su contenido en silicato de aluminio, aplicad en forma externa puede curar sin dejar apenas se?al), absorbentes (su porosidad le permite recoger calor y atraer sustancias toxicas o de desecho para que sean expulsadas) y depurativas (al estimular la funci?n cut?nea, no s?lo depura la piel, sino que favorece la expulsi?n del ?cido ?rico acumulado en el organismo a trav?s de ella), adem?s de propiedades descongestionantes, desinflamatorias, energ?ticas, estimulantes, refrescantes y antibacteriol?gicas, entre otras muchas. Por todo ello, la arcilla est? indicada en el tratamiento de un gran n?mero de dolencias, tanto aplicada sobre la piel con cataplasmas, emplastos o compresas: lumbago, artritis, contracturas lumbares, descalcificaci?n o nefritis; contusiones, golpes y heridas; jaquecas, migra?as, otitis y sinusitis; tratamiento de eczemas, gracias a su poder antibacteriano; como ingerida por v?a oral, diluida en agua fr?a y bebida antes de las comidas (uso contraindicado en casos de hernia o estrangulamiento intestinal): enfermedades infecciosas o parasitarias, como disenter?a y amebiasis; irritaciones, ?lceras y tumores del aparato digestivo; reactivaci?n del normal funcionamiento del organismo en casos de estre?imiento; depuraci?n de la sangre en casos de toxemia, como fur?nculos y procesos gotosos.

Curas de arena
La arena, en especial las de mar, contiene ciertas sustancias radiactivas, especialmente uranio, lo cual explica que los ba?os de arena tengan un efecto directo sobre todo tipo de dolencias del sistema ?seo, como el raquitismo, el reumatismo, la artritis, el lumbago o la descalcificaci?n.
El tratamiento con arena tambi?n alivia las afecciones cr?nicas, y es beneficioso para aquellas personas que padecen asma, neumon?a gota, y par?lisis progresiva.

Los seis colores de la arcilla

Blanca. Es m?s neutra y suave. Es la que se utiliza por v?a interna, para aplicar sobre la piel de los bebes, para la desinfecci?n y cicatrizaci?n de problemas bucales, como dent?frico y en leches de belleza.
Rosa. Es la mezcla de blanca y roja. Muy suave, est? indicada para las pieles delicadas e hipersensibles.
Gris. Su color es debido a que el carb?n est? sin alterar. De uso externo.
Verde. Muy rica en oligoelementos, regenera la piel lesionada, muy ?til como champ? para el cabello graso.
Roja. Debe su color al ?xido ferroso. Es una arcilla grasa que se emplea (uso externo) para todos los problemas de la piel. Se aplica en forma de ba?os principalmente.
Amarilla. De estructura parecida a la verde, aunque muy pobre en aluminio, Est? recomendada para las irritaciones externas y como analg?sico.
Publicado por Atreyu15 @ 18:12  | La mirada del Lobo
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por seudolus
Jueves, 23 de marzo de 2006 | 22:01
La geoterapia mano de santo, si currando en el monte nos hac?amos una herida lo primero era lamerla para que dejara de sangrar, a continuaci?n ponerle barro negro, y despu?s a currar. Solo una pega, tengo llegao a casa de fango "hasta los cojones", y si antes los tenia peque?os y pegaos al culo ?ltimamente me cuelgan, no se si ser? la arcilla o los a?os.