Martes, 14 de marzo de 2006
Hay d?as que amanecen de sol en un mes de Marzo que marcea, y te despiertas con la luz que entra por la ventana sin persianas, levant?ndote a primera hora, ?gil y alegre, joven para tu edad, y te mueves liviano por la casa, desayunando en pie mientras haces las domesticas tareas que aplazaste la noche anterior. Despu?s sales al mundo, y antes de cerrar la puerta un presentimiento de algo te hace mirar hacia el norte, hacia el lugar donde hoy la mar llega mansamente, trayendo un banco de niebla sobre las aguas grises, anuncio de un d?a h?medo en el que sabes te van a doler los lumbares, y te vas a sentir pesado de cuerpo y alma. El bar?metro marca un ochenta por ciento de humedad, y mientras tus ri?ones se encogen en una punzada de dolor, y mean hasta lo que no bebiste, piensas que no todo tiene porque ser malo, y si Marzo marcea, con un poco de suerte Mayo mayear?. Y en la tarde te sientas tieso en la silla y pasas de encender una calefacci?n que solo te va a dar calor, al tiempo que le das a tu cuerpo cigarrillos y corajillos muy calientes, esperando que Mayo venga como los dioses mandan, florido y hermoso.
Publicado por seudolus @ 18:56  | La Marmita de Seudolus
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios