Martes, 28 de febrero de 2006
Una bruma remolona cubr?a la playa, el mar era tan s?lo un canto ronco.
Caminaba con los pantalones recogidos por encima de las pantorrillas, el calzado colgando de su mano derecha y en la izquierda un cigarrillo, con sabores de Al?ndalus, que le amarilleaba los dedos; en un ?ltimo esfuerzo las olas del mar acariciaban sus pies.
El viento le inflaba su camisa mientras se preguntaba en d?nde habr?a llenado las alforjas el dios Eolo, en qu? tierras lejanas habr?a recogido las semillas que con alocado adem?n y tras atolondrado viaje hab?a depositado en aquel arenal que el azar le hab?a regalado.
Le gustaba sentirse descalzo sobre aquella arena h?meda a la vez que imaginaba otras costas distantes y de c?mo el mar al igual que un h?bil raterillo iba hurtando, en uno y otro lugar, peque?as cantidades de arena que tras inc?gnito trayecto depositaba all? a sus pies.
Se top?, en su paseo, con una caracola que presuroso acerc? a sus o?dos.
No vio sus pies transformarse en espuma, tan poco fue consciente de que su cuerpo se desvanec?a como si de una ilusi?n se tratase. No supo de aquella ola que le arrop? y le cobij? en su lecho, ni de su emigraci?n a trav?s de corrientes glaciares. No tuvo certeza de su paso por c?lidos mares, desconoci? que franque? fondos marinos de azules inigualables. Nunca supo de su viaje. Ni de c?mo surgi? de la espuma de una ola que arrib? en alguna parte.

Apur? el cigarrillo mientras se calzaba. Aunque el paisaje se hab?a mudado ?l escrutaba el horizonte, sin perturbarse. Estaba de nuevo en su tierra, la de todos, la de nadie.
Publicado por Atreyu15 @ 18:46  | Relatos del blog
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por seudolus
Jueves, 02 de marzo de 2006 | 18:11
Leo el relato y me recuerdo en una playa de la Tierra Verde, recogiendo una caracola de la arena y llev?ndola a mi o?do, y de repente ya no estaba en esa orilla, si no en otras costas de otros mares...o tal vez estaba en otras playas mientras en la caracola recorr?a aquella de la Tierra Verde. La caracola es el veh?culo que a algunos nos lleva hacia alg?n lugar, pero solo si sabemos ser nosotros, hay gentes que no son capaces de escuchar ning?n viaje, que ni siquiera saben reconocer el lugar en el que est?n.
Muy bueno el relato, corto e intenso, directo al alma.
Esta vez te moderaste con las met?foras.
Publicado por Nereida4
S?bado, 04 de marzo de 2006 | 18:59
Precioso micro. Una ?caracola del tiempo?que incluso nos trae mensaje: tierra de todos y de nadie. Muy bueno. ;-)