S?bado, 25 de febrero de 2006
El enemigo estaba all?, fuertemente atrincherado y protegido por numerosas bater?as, que cubr?an con su fuego todo el valle. Era preciso atravesarlo con cargas furiosas de caballer?a. El Alto Estado Mayor calcul? que ser?an precisas cinco oleadas, cada una de ellas con cinco mil hombres. Teniendo en cuenta que el enemigo causar?a un sesenta o un setenta por ciento de bajas, era l?gico suponer que la quinta oleada llegar?a a su destino. Dadas las ?rdenes pertinentes se iniciaron las cargas. La batalla no se desarroll? seg?n el c?lculo previsto y lo cierto es que para la supuesta ?ltima y definitiva oleada s?lo quedaban dos soldados. Preguntaron ?stos si la carga ten?an que hacerla al galope forzosamente, como las anteriores. Vistas las circunstancias, se les dio plena libertad para hacer lo que quisieran. Y los dos soldados, pie a tierra, cansadamente, arrastrando de la brida a sus respectivos caballos, se lanzaron contra el enemigo, hablando tranquilamente de sus cosas?
Publicado por Atreyu15 @ 17:08  | Micro-relatos
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por seudolus
Domingo, 26 de febrero de 2006 | 13:39
?Consigieron tomar la posici?n enemiga?
Publicado por Atreyu15
Lunes, 27 de febrero de 2006 | 19:30
Que digo yo, que aunque estaban por la labor, pues va a ser que no :8)