Lunes, 20 de febrero de 2006
Ya que la cosa va de temas laborales ah? os cuelgo uno de hace tiempo, pod?is ahorcarle de los cojones... o de donde os apetezca. Yo con esto cumplo.
?A ver cuando me invitas a comer? ?So desgraciau!



-Domingo laboral-

Perplejo, pregunt?ndome que cojones pasa, so?ando sin dormir, alucinando a?n de alcohol, drogas y cansancio, todav?a con el perfume dulz?n de aquella golfa y el sabor de su carm?n en mi cabeza, manoteando el despertador sin orden ni sentido, todo en un momento interminable, saltando ?gil de la cama sin ser consciente de ello, qu? dolor causa la luz del ba?o en mi imagen del espejo. Domingo 6: AM., solo dorm? una hora. Agua fr?a sobre mi cabeza y no consigo despejar.?En que lugar estoy??En que ciudad??En que instante de mi vida? los ojos brillantes, fijos en el carm?n que mancha mi camiseta, como si aquello fuese la ?nica cosa que mereciese ser contemplada, como si no existiese aquella habitaci?n de hotel, ni mi compa?ero durmiendo a?n, ni el desayuno en la cafeter?a, ni el curro, ni el mundo, solamente aquella mancha roja con que una golfa firm? mi camiseta de bad boy negra.
Me visto en un instante eterno sin pensar siquiera en la jornada que me aguarda, en el metal agudo que me da de comer mientras me come poco a mucho. El gesto de hacerme una raya es autom?tico y me viene la idea de que en un momento estar? despejado, sin rastro de alcohol ni cansancio, sin apenas otro deseo que el de sentirme vivo, o solo bien.
Despierto a mi compa?ero y ya estoy metido en un caf? con leche, zumo de naranja y dos magdalenas, envuelto todo en camareros dormidos y los dem?s compa?eros de equipo que se preguntan lo mismo que yo. En el vestuario algunos tenemos ya la sonrisa amplia del doblete que volvemos a doblar, con la coca y el hasch?s ma?aneros. Con el cigarrillo encendido entre los labios y el repentino recuerdo de aquella rubia te?ida, perfumada de susurros y rojo intenso, salgo a la ma?ana bromeando cinismo y chistes verdes, pensando que el domingo la jornada es mas corta y en mi ?nica tarde libre podr? descansar del metal agudo.
Publicado por seudolus @ 22:17  | La Marmita de Seudolus
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Nereida4
Martes, 21 de febrero de 2006 | 23:18
Relato breve pero intenso. Otra cara del mundo laboral, el despertar despu?s de una noche loca y en v?speras de la dura jornada antes del breve descanso semanal.
Como siempre haces se ve realmente la escena y le das un tono muy apropiado para el ambiente que describes. ;-)
Publicado por Invitado
Viernes, 05 de septiembre de 2008 | 3:32
:7]las cosas son como son proberbio de j.I
:5}las cosas ban i vienen probervio de j.I:-/:-/:s):z):D:3]