Lunes, 23 de enero de 2006


Aquel pintor tan pobre y barbilampi?o no s?lo llevaba pintado un fino bigote sobre su labio superior; tambi?n sus calcetines, que higi?nicamente cambiaba cada d?a de color, eran pintados. Y la mujer con la que dorm?a estaba pintada sobre la sabana.
Publicado por Atreyu15 @ 18:29  | Micro-relatos
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por seudolus
Martes, 24 de enero de 2006 | 13:03
La verdad es que a veces dan ganas de llevarlo todo pintado, y as? poder cambiar la decoraci?n cuando el ?leo cuartee.
Publicado por JE.
S?bado, 14 de abril de 2012 | 12:52