Martes, 01 de noviembre de 2005
Primera parte, acto cuarto, escena tercera.


...
DON JUAN?
?C?lmate, pues, vida m?a!
Reposa aqu?; y un momento
olvida de tu convento
la triste c?rcel sombr?a,
?Ah! ?No es cierto, ?ngel de amor,
que en esta apartada orilla
m?s pura la luna brilla
y se respira mejor?
Esta aura que vaga llena
de los sencillos olores
de las campesinas flores
que brota esa orilla amena;
esa agua limpia y serena
que atraviesa sin temor
la barca del pescador
que espera cantando el d?a,
?no es cierto, paloma m?a,
que est?n respirando amor?
Esa armon?a que el viento
recoge entre esos millares
de floridos olivares,
que agita con manso aliento;
ese dulc?simo acento
con que trina el ruise?or
de sus copas morador,
llamando al cercano d?a,
?no es verdad, gacela m?a,
que est?n respirando amor?
Y estas palabras que est?n
filtrando insensiblemente
tu coraz?n ya pendiente
de los labios de don Juan,
y cuyas ideas van
inflamando en su interior
un fuego germinador
no encendido todav?a,
?no es verdad estrella m?a,
que est?n respirando amor?
Y esas dos l?quidas perlas
que se desprenden tranquilas
de tus radiantes pupilas
convid?ndome a beberlas,
evaporarse, a no verlas,
de s? mismas al calor;
y ese encendido calor
que en tu semblante no hab?a,
?no es verdad, hermosa m?a,
que est?n respirando amor?
?Oh! S?, bell?sima In?s,
espejo y luz de mis ojos;
escucharme sin enojos,
como lo haces, amor es;
mira aqu? a tus plantas, pues,
todo el altivo rigor
de este coraz?n traidor
que rendirse no cre?a,
adorando, vida m?a,
la esclavitud de tu amor.

DO?A INESCallad, por Dios, ?oh, don Juan!,
que no podr? resistir
mucho tiempo sin morir
tan nunca sentido af?n.
?Ah! Callad por compasi?n,
que oy?ndoos me parece
que mi cerebro enloquece
y se arde mi coraz?n.
?Ah! Me hab?is dado a beber
un filtro infernal sin duda,
que a rendiros os ayuda
la virtud de la mujer.
Tal vez pose?is, don Juan,
un misterioso amuleto
que a vos me atrae en secreto
como irresistible im?n.
Tal vez Sat?n puso en vos
su vista fascinadora,
su palabra seductora
y el amor que neg? a Dios.
?Y que he de hacer, ?ay de m?!,
sino caer en vuestros brazos,
si el coraz?n en pedazos
me vais robando de aqu??
No, don Juan, en poder m?o
resistirte no est? ya;
yo voy a ti como va
sorbido al mar ese r?o.
Tu presencia me enajena,
tus palabras me alucinan,
y tus ojos me fascinan,
y tu aliento me envenena.
?Don Juan!, ?don Juan!, yo lo imploro
de tu hidalga compasi?n:
o arr?ncame el coraz?n,
o ?mame, porque te adoro.
...

Publicado por Atreyu15 @ 19:51  | Literatura
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por seudolus
Martes, 01 de noviembre de 2005 | 20:48
Lo primero recitarlo en voz alta hasta pillarle el tono.
Se agradece el art?culo Atreyu, no viene mal un poco de Tenorio por estas fechas, recuerdo otros tiempos en los que ten?amos cosas m?s hermosas que esta mierda de jalog?in, o como cojones se escriba.
Me aprender? el dialogo de don Juan para recit?rselo a mi ni?a la pr?xima vez que nos veamos, seguro que triunfo.
Publicado por seudolus
Martes, 15 de noviembre de 2005 | 12:49
Es incre?ble, le recitas a la ni?a la parte de don Juan, as? con mucho sentimiento y sin equivocarte, y se le hace el chochito gaseosa. Hay que ver lo que se pierde la gente que no conoce a los cl?sicos.
Publicado por Invitado
S?bado, 08 de diciembre de 2007 | 13:17
Me encanta, me encanta! me s? de memoria este di?logo entre Don Juan y Do?a In?s y no veas lo que disfruto recit?ndolo:r)! Esta escena es un gustazo para la interpretaci?n y para los o?dos, que genio art?stico ten?a Jose Zorrilla, obra maestra sin duda, al menos para m?.

Es ciero, la gente que no valora a los cl?sicos se pierde much?simo!

Un besazo, ciaoo:g):g)