Domingo, 30 de octubre de 2005
La mirada del lobo


Recuperado del blog ?El Cultural ? Magazine del Imparcial?.


Todo comenz? hace cuatro meses. Viv?a entonces con mis padres ?qu? maravilla! Una ma?ana mientras desayunaba y le?a el peri?dico encontr? un art?culo que llam? mi atenci?n: El gobierno del PSOE pondr? en marcha un nuevo plan de vivienda. Le? con avidez la noticia de cabo a cabo. Por fin hab?a llegado el momento de independizarme.
Los tr?mites de papeles: fianza, avalista, seguro, seguro del seguro y alguna cosilla m?s se sucedieron con agilidad; en tres meses ten?a en mi mano las llaves del piso. Hay quien piensa que la burocracia es lenta pero, como yo digo, conviene tener en cuenta ciertos factores. La oficina en donde recogen nuestra documentaci?n debe encargarse a su vez de tramitarla a un edificio que se encuentra trescientos metros calle abajo. Utilizan un veh?culo oficial con lo que est?n expuestos a los tediosos atascos y, claro, los papeles se retrasan ?la culpa? nuestra, que cuando nos hablan de pagar m?s impuestos o de dejar el coche en el garaje para que la ciudad sea un sitio m?s llevadero hacemos o?dos sordos y miramos hacia otro lado. Una vez all? los impresos pasan por varios departamentos, cada uno pone su tamp?n y cuando llegan al ?ltimo piso son casi ilegibles con lo que el trabajo se ralentiza. La documentaci?n ha sido aceptada, es el momento de retorno a su lugar de origen; no nos olvidemos del tr?fico. De nuevo otra revisi?n y m?s sellos, un trabajo minucioso, que enseguida se nos calienta la boca y vamos por ah? diciendo que los funcionarios no dan golpe. Ya est?n listos, ahora queda esperar unos d?as a que sequen que con tanto tamp?n los folios resudan tinta por todas partes y no est? bien que al recogerlos nos ti?amos las manos. Ha llegado el momento, una mujer con voz de robot o un robot con voz de mujer te llama por tel?fono para darte cita, las llaves de casa est?n disponibles.
La mudanza no me llev? demasiado tiempo, el apartamento se encuentra frente con frente con el de mis padres.
El piso, al que llamar? pi como la letra griega, no es que mida 3,1416 metros cuadrados ?faltar?a m?s!, tiene una superficie de veinticinco metros cuadrados. Es ?ntimo, no me atrevo a llamarlo acogedor pues la verdad acoger lo que se dice acoger? digamos que dos personas viven un poco apretadas y puestos a organizar una fiesta casi ser?a m?s conveniente realizarla en la escalera, aunque como dice mi abuelo una casa no es para fiestas que molesten a los vecinos, la casa es lugar para formar una familia. Puede que tenga raz?n, si es as? la m?a es ideal para ello, dos personas all? dentro a nada que se muevan estar?an todo el d?a roz?ndose y ya se sabe, roza que te roza? cuando te das cuenta est?s rodeado de ni?os. El problema ser?a donde meterlos, pero para esto confi? en Zapatero que es risue?o, de buen talante y dice que har? guarder?as abiertas todo el d?a donde poder dejar a los hijos cuando est?n los padres trabajando as? tan s?lo estar?an en casa para dormir. No est? nada mal, podr?a tener una parejita sin problemas, uno dormir?a sobre la encimera y el otro sobre la nevera, que los ni?os cuando son peque?os duermen en cualquier parte.
La casa es un chollo, mantenerla cuesta muy poco. Para pintarla aprovech? media lata de pintura que le sobr? a un colega que hizo obras en su piso. En calefacci?n no gasto nada, mi madre me regal? unas velas, muy bonitas por cierto; cuando est? fresco me basta con encender media docena de ellas y la casa coge tono, ahorro tambi?n algo en luz el?ctrica y dejan un aroma muy agradable. Tiene una sola ventana, con lo que en cortinas no invert? muchos euros, adem?s como bien dice mi abuela y ya se sabe que las abuelas son grandes expertas, si se tienen muchas ventanas tarde o temprano quedan abiertas y esto no es bueno, que se llena la casa de aires indeseables y estos son malos para los huesos. La puerta de acceso es como cualquier otra, aunque tengo que entrar de lado ya que no puedo abrirla del todo; no, no, si la casa est? bien construida lo que sucede es que tengo que meter la bombona de gas en alg?n sitio, as? cuando venga el butanero no tendr? que cargar con ella como ocurre en los pisos antiguos con sus interminables pasillos. Nada m?s cruzar el umbral te encuentras con la cama, bueno en realidad te topas con todo. Esto que puede sonar a contrariedad es una gran ventaja, no os pod?is imaginar lo agradable que es tener tan a mano un lugar donde descansar despu?s de llegar extenuado del trabajo o de la compra. La cama es grande, bueno, en realidad es de noventa pero el efecto ?ptico juega a favor ?es como si lo ocupara todo!, a los pies, apenas a medio metro, se encuentran la nevera y el horno; est? muy bien dise?ado, se puede apreciar que los ingenieros han dedicado muchas horas de estudio: si tienes fr?o duermes a la derecha de la cama con los pies cerca del horno, por el contrario, que la noche es calurosa, pues nada, giras hacia el otro lado y reposas fresquito ajustado a la nevera.
Recuerdo la primera cita en el piso, la chica era preciosa, la luz que aportaban las velas le daba calidez a la escena. Nos pusimos a la mesa, ella pareci? extra?arse pues era una mesa de esas bajitas, apenas cincuenta cent?metros por lado y cojines como asiento. Le expliqu? que el piso no es peque?o, que ahora se dise?an as? para que emulemos a otras culturas, de esta manera podemos acercarnos m?s a sus costumbres y comprenderlas mejor. Creo que fue a partir de este instante cuando empez? a mirarme con ojos tiernos, quiz?s conozca la teor?a de las civilizaciones de Zapatero. Serv? la cena en un solo plato, este gesto le pareci? entra?able y me coment? que era muy rom?ntico; la verdad la verdad es que no me quedaban m?s platos, antes ten?a media docena pero al comprar un bol para ensaladas y una tapa para la sart?n tuve que deshacerme de alguno por no tener espacio para todo, adem?s, como se suele decir, donde come uno comen dos. Tomamos el caf? y casi sin darnos cuenta terminamos en la cama. He de reconocer que el m?rito no fue m?o, las mujeres no se me dan muy bien pero al ser la casa tan peque?a no quedaba otro sitio libre. La noche marchaba sobre ruedas y aunque ya estaba entrado el verano la temperatura no pasaba de 10? C por lo que encend? el horno para terminar de caldear el ambiente. A partir de ese momento fue todo un desastre, ella, desnuda en el lado derecho de la cama ard?a de pasi?n, mientras, yo, pegadito a la nevera, era incapaz siquiera de quitarme la camisa. Esa noche no hubo entendimiento, reconozco que la culpa no es del piso sino de los cambios clim?ticos y aqu? no se le puede achacar nada al gobierno, o por lo menos a este, que quien incumpli? los acuerdos de KIOTO fueron los que estaban antes.
El cuarto de ba?o es perfecto, no entiendo como nadie pudo darse cuenta hasta ahora. No dispone de ba?era que acumule litros y litros de agua para que termine uno meti?ndose en ella y perdiendo un par de horas que no generan nada aprovechable. Y qu? me dicen del desperdicio de agua, tan importante para otras cuestiones. S? tiene un plato de ducha con su mampara, no muy amplio todo hay que decirlo. Tienes que abrir los grifos antes de entrar y enjabonarse no es tarea f?cil ?qu? bien ideado!; son muchas las personas que pasan el d?a frot?ndose la piel ?pero es que no lo ven! tanta limpieza termina por eliminar las defensas de la epidermis y claro los gastos sanitarios se disparan hasta cotas insospechadas, razonemos, no hay econom?a que lo resista. No cabe duda, cuanto m?s contemplo el piso m?s me asombro de la capacidad de los pol?ticos. El lavabo y el inodoro est?n pegaditos para que puedas hacer varias cosas a la vez. El ba?o tiene un respiradero en una de las paredes que se puede abrir para que salga el vapor acumulado, s?ntoma de que hay agua caliente, la pega es que no puedes marcharte hasta que termine de airearse el cuarto; el patio no es muy grande y no ser?a la primera ocasi?n en la que me encuentro con el brazo del vecino intentando robarme las toallas. Esto no es m?s que un contratiempo menor, el vecino sigue salud?ndome y lo importante es que no se pierda el dialogo.
Los pisos que no son muy grandes poseen una ventaja que ning?n otro puede alcanzar, este en concreto, ha unido a mi familia como nunca lo estuvo antes. Mi madre est? radiante porque ha vuelto a casa su ojito derecho, no se trata de que en ?pi? viviera mal o hubiese perdido mi dignidad, que esta no se mide en metros cuadrados, es que debo de seguir estudiando y all? no ten?a sitio para el ordenador que prometi? el Presidente. Mi padre, ese es el m?s feliz de todos, con tan s?lo cruzar la calle tiene un trastero donde poder aserrar cientos de tablillas; puede que ahora acabe la maqueta de ese barco que empez? hace diez a?os.
Quiz?s, tenga raz?n mi amigo, el que me regal? la pintura, y este gobierno intente enga?arnos. Aunque no me f?o mucho de mi colega, debe ser algo facha, tiene una casa que mide setenta metros cuadrados.
Publicado por Atreyu15 @ 22:27  | La mirada del Lobo
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Teotekaplan
Lunes, 31 de octubre de 2005 | 18:54
Es BUEN?SIMO ! ! ! Hasta la ?ltima frase :D :D :D
Publicado por seudolus
Martes, 01 de noviembre de 2005 | 15:16
Lo que son las cosas, mi perro Pepe, que es una persona-canis, vive en una casa de un metro c?bico.
Por lo dem?s ya pod?a tener yo un taller de veinticinco metros "cuadraos".
Publicado por Atreyu15
Mi?rcoles, 02 de noviembre de 2005 | 18:31
Gracias Teotekaplan, se trataba de hacer unas risas con un tema que daba para mucho.

Seudolus, aprovechando que est?s rehaciendo tu casa deber?as ampliar la de Pepe por lo menos un cuarto m?s, tampoco es necesario que le pongas el taller aunque un peque?o estanque seguro que lo agradecer?a. :]
Publicado por seudolus
Mi?rcoles, 02 de noviembre de 2005 | 19:50
Ya me gustar?a que Pepe se ba?ara en "su estanque", pero tiene la zuna de hacerlo en los bebederos del ganado, y en los pozos negros que rebosan. ?Porco goberno!