Jueves, 27 de octubre de 2005
-Paja mental-
(Monólogo interior)


La naturaleza hizo del sexo una actividad placentera, como mecanismo para la perpetuación de nuestra especie mediante la reproducción ¿Por qué nos hizo agradables las pajas mentales? ¿Acaso para que nuestra inteligencia no se extinga y pueda evolucionar hacia la suprema conciencia y/o consciencia del ego-deum? ¿O tal vez es un simple mecanismo-trampa para deshacerse de un experimento fallido?
Pues todos sabemos que cuando uno se hace pajas se queda ciego. ¿Se convertirán nuestras neuronas en cenizas si abusamos de los monólogos interiores? ¿Qué sentiremos siendo portadores de cerebros turbados? ¿Desarrollaremos otros sentidos, como los invidentes ópticos? ¿Donde está Rusty? ¿Nos volveremos táctiles mentales? ¿Como será quitarle las braguitas a una chica con los seudópodos de un encéfalo sin visión?
¿Será un caso de eyaculación mental precoz saltar tan rápido de un monologo a otro? Pero es que no sé como aislar el suelo, bueno, si lo sé, el problema es que no me acabo de decidir por ninguno de los métodos que conozco, aunque todos sean fiables. Sería interesante un planteamiento específico para esta vivienda, teniendo en cuenta las características de los materiales de construcción, composición del suelo, humedad ambiental, temperatura media y cuatro o cinco cosas más. ¡Ya está!, haré una zapata que apoye contra el muro de piedra, directamente, sin aislante plástico entre ambos, así facilitare la transpiración de la pared evitando la humedad, llevara unos respiraderos que mantendrán la cámara de aire ventilada y seca, esta tendrá una cama de piedra pequeña para facilitar el drenaje en caso de filtraciones de agua, y sobre ella irán los bloques huecos y aislantes, sobre estos una capa de hormigón y después el suelo de madera. Me gustan las mesas sin mantel, cuando veo una de estas telas, no puedo evitar levantar una de sus esquinas, con la cautela con que se levanta una falda, y mirar si realmente hay una mesa debajo, o si solo existe un mantel con la forma de esta. A veces me pregunto ¿Habrá pies debajo de mis calcetines? Y mientras tanto sigo sin saber que fue del cabo Rusty, ¿Y el Capitán Trueno? ¿Se casaría con Sigrid? ¿Tendrían hijos, nietos, y demás descendencia? Puede que esta noche vuelva a llover, vamos como que si, otra noche de agua y viento, mientras me pille a techo no hay problema, si después del agua viene un verano caluroso tendremos una buena cosecha de Yerba de la Cuaderna, tal vez tan buena como la del año 98. Un día de estos me planteare fumar menos, tengo que apuntarlo en la agenda ¿Me volveré un poco como mis pies sin calcetines, que tal vez solo existan a golpe de deseo de que existan? ¿Cómo será un cerebro sin mantel? ¿Existirá o será una simple la tela a cuadros nihilistas?
"Sigue al conejo blanco", asi sin mas, una frase que parpadea en la pantalla de mi ordenata, acompaña de de los saltos de emoticones-conejo de color amarillo. "Sigue al conejo blanco". ¿Y por que no? De vez en cuando al lobo le viene bien un conejito en el menú. ¿O es acaso otro lobo, oculto bajo la piel albina de un animal leporino? .Tal vez una piel, que al ser levantada cautamente, nos muestre las patas de un cerebro con seudópodos mentales, sin calcetines. Creo que así conseguiré un buen aislamiento en el suelo y las paredes.
Monólogos interiores, mientras en mi pipa de brezo y bambú se quema una generosa porción de Yerba de la Cuaderna. Me lo plantearé un día de estos.

P.D. Rusty, si estás ahí manda una señal.
Publicado por seudolus @ 19:36  | La Marmita de Seudolus
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por crisdolot
Viernes, 28 de octubre de 2005 | 0:33
Me ha gustado eso de la mesa sin mantel. Suena a casa rural de buena entraña. El monólogo sigue manteniendo su frescura incluso me ha gustado más que la anterior vez. Será que hace un año leí vuestro primer relato, seudolus, que vagaba acerca de un árbol colosal que ¿era ajusticiado por el hacha? Si recuerdo, qué paradoja, que el argumento era anular. Añoro esos relatos mensuales que ovulábamos por los poros del alma. Gracias por actualizar el tiempo perdido, en el más triste de los vicios, la escritura imperfecta.
Publicado por crisdolot
Viernes, 28 de octubre de 2005 | 0:49
Me ha gustado eso de la mesa sin mantel. Suena a casa rural de buena entraña. El monólogo sigue manteniendo su frescura incluso me ha gustado más que la anterior vez que lo leí. Será que hace un año leí vuestro primer relato, seudolus, que vagaba acerca de un árbol colosal que ¿era ajusticiado por el hacha? Si recuerdo, qué paradoja, que el argumento era anular. Añoro esos relatos mensuales que ovulábamos por los poros del alma. Gracias por actualizar el tiempo perdido, en el más triste de los vicios, la escritura imperfecta.
Publicado por seudolus
Viernes, 28 de octubre de 2005 | 11:10
Veo que os ha gustado
esta mi paja mental,
puesto que habéis biseado
al vuestra respuesta dar.

El árbol no fue tirado
por ningún hacha de mano,
nos usamos motosierra
todos los días del año.

¿Un relato circular?,
tendré que echarle un vistazo,
pues igual me di una vuelta
a la hora de narrar.
Publicado por Atreyu15
Viernes, 28 de octubre de 2005 | 18:45
Curioso este monologo interior, más bien parece chistera de mago pues de todo hay en ella ¡Incluso un conejo blanco!
Un auténtico cajón de sastre en donde todo parece muy bien ordenado.
No he podido resistir la tentación de comprobar si llevaba los pies puestos debajo de mis calcetines.Guiño