Lunes, 03 de octubre de 2005






Tenía un astrónomo la costumbre de pasear todas las noches estudiando los astros. Un día que vagaba por las afueras de la ciudad, absorto en la contemplación del cielo, cayó en un pozo. Estando lamentándose y dando voces, acertó a pasar un hombre, que oyendo sus lamentos se le acercó para saber su motivo; y enterado de lo sucedido, dijo: «¡Amigo mío! ¿Quieres ver lo que hay en el cielo y no ves lo que hay en la tierra?».


Está bien mirar y conocer a nuestro alrededor, pero antes hay que saber dónde se está parado.




Tags: Fábulas, Esopo, Moraleja, Astronomía, Sabiduría, Ignorancia, Realidad

Publicado por Nereida4 @ 20:24  | F?bulas
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por seudolus
Lunes, 03 de octubre de 2005 | 21:12
Si miramos al cielo tropezamos, si nos cuidamos de mirar al suelo nos perdemos el cielo, El Sumo Hacedor no tenia ni puta idea de dise?o.
Publicado por Nereida4
Martes, 04 de octubre de 2005 | 12:44
Jajaja, pero qu? ideas que tienes Seudolus. :]

A veces nos paramos en analizar y estudiar aquello que tenemos lejos pero sin embargo nos importa una mierda lo que nos rodea. :5) :8)