Viernes, 30 de septiembre de 2005

Eclipse anular de sol sobre el mar


Despu?s de esperar m?s de 240 a?os, los espa?oles van a disfrutar de un espect?culo astron?mico inigualable: un eclipse solar anular que se podr? ver desde gran parte de la pen?nsula. Para no perderse ni un detalle de este acontecimiento, es muy importante elegir el lugar de observaci?n con anterioridad. El sitio tiene que ser plano y espacioso para poner el material fotogr?fico y los telescopios. El eclipse comenzar? sobre las 7:40 horas.


El pr?ximo lunes 3 de octubre, algunas ciudades espa?olas podr?n ser testigos de un eclipse anular que no se hab?a repetido en la pen?nsula desde el 1 de abril de 1764. El ?ltimo eclipse total de sol que se vio en la capital de Espa?a fue el 8 de julio de 1842 y el pr?ximo no har? su aparici?n en tierras espa?olas hasta el 12 de agosto de 2026.

Por ello, los ciudadanos de Albacete, Alicante, ?vila, Cuenca, Guadalajara, Madrid, Orense, Pontevedra, Salamanca, Segovia, Toledo, Valencia, Valladolid y Zamora tendr?n el privilegio de disfrutar de una maravilla cuya duraci?n oscilar? entre los 2 minutos y 25 segundos en Toledo y los 4 minutos y 11 segundos en Madrid. El resto deber?n conformarse con vislumbrar un eclipse parcial.

En total, ser?n 3 horas y 41 minutos de eclipse anular, con un recorrido de antumbra de 14.100 kil?metros que cubrir? el 0'57 por ciento de la superficie de la tierra. Pero en las zonas m?s id?neas para mirarlo, el porcentaje de di?metro solar que estar? cubierto por el disco lunar ser? de un 95'76 por ciento. Este ser? el caso de la regi?n de Sud?n.

Espa?a ha sido testigo de distintas alineaciones entre la Luna y el Sol. Pero la diferencia entre los eclipses totales y anulares radica en la distancia en que se encuentra la Luna, ya que en ocasiones su tama?o visto desde la Tierra es algo menor que el del Sol, de modo que no hay un oscurecimiento pleno.
Uno de estos fen?menos que m?s repercusi?n alcanz? fue el eclipse solar del 29 de mayo de 1919, que le sirvi? al f?sico brit?nico Arthur Eddington para comprobar la teor?a de la relatividad que Albert Einstein hab?a publicado en 1916.
Pero m?s all? de contemplar un prodigio del sistema solar, lo cierto es que para la ciencia este fen?meno es un momento ?nico para que los cient?ficos investiguen y comprueben diversas teor?as. Si a los griegos ya les sirvi? para averiguar el tama?o del Sol, de la Luna y de la Tierra y la distancia entre ellos, los astr?nomos han aprovechado los avances de la ciencia para profundizar en el estudio de la atm?sfera solar: la cromosfera y la corona.
El cambio en las temperaturas es otra caracter?stica de este suceso astron?mico. La radiaci?n solar es el eje principal de las alteraciones medioambientales que se producen en el planeta Tierra. Las m?s frecuentes son: el cambio de presi?n, la disminuci?n de la temperatura, porque se hace de noche r?pidamente, y la diferencia de grados entre la zona de totalidad (zona de sombra) y la zona de eclipse parcial (zona donde hay luz). Todo esto, con vientos que acompa?an la llegada de la totalidad y una humedad relativa.
Sobre estos efectos profundiz? sus estudios el premio Nobel de Econom?a en 1988 Maurice Allais, gran aficionado a la f?sica, que observ? durante un eclipse total de sol en 1954 un fen?meno muy curioso: el aumento de la velocidad de giro del plano de oscilaci?n del p?ndulo de Foucault durante el eclipse, de modo que el plano gir? 13'6 grado de m?s.

Si alg?n peligro implica este suceso es la exposici?n de la retina sin la protecci?n ?ptica adecuada a la luz solar, un hecho que provoca lesiones en los conos y los bastones. Esta luz desencadena una serie de reacciones qu?micas complejas en las c?lulas que conlleva en algunos casos la p?rdida de capacidad para responder a est?mulos visuales y en otros la completa destrucci?n de esas c?lulas. El resultado es la p?rdida de visi?n temporal o permanente, seg?n el tiempo e intensidad de la luz a la que hayan estado expuestos los ojos.
Tanto la ONCE como la Asociaci?n de Astr?nomos Aficionados y el Grupo de Astrof?sica de la Universidad Aut?noma de Madrid han recordado que las gafas para eclipse son las ?nicas que permitir?n al ciudadano disfrutarlo con seguridad. Estas lentes son de pol?mero negro -un filtro homologado por la UE por su durabilidad y calidad ?ptica-, y son la opci?n m?s econ?mica. A pesar de ello, los expertos recomiendan no mirar m?s de tres minutos, ni con las gafas puestas, y descansar 30 segundos despu?s de cada exposici?n.


Fuente: http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/entorno/es/desarrollo/563113.html
Publicado por Nereida4 @ 18:49  | Actualidad
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Atreyu15
Viernes, 30 de septiembre de 2005 | 19:32
Bueno, parece ser que en Asturias no se ver? el eclipse, que se le va a hacer, esperar? otros 240 a?os, adem?s no importa mucho, aqu? llevamos 25 a?os de eclipse total y pocos parecen enterarse.

El art?culo es interesante, aunque una vez m?s se demuestra los palos de ciego que da el ser humano. El eclipse de 1919 sirvi? para confirmar la teor?a de la relatividad, pues bien, ahora parece ser que en el interior de la luz hay algo que se desplaza m?s deprisa que la propia luz, por lo que supongo que esta teor?a queda un poco tocada.
Publicado por seudolus
S?bado, 01 de octubre de 2005 | 1:01
Lunes 7,40 A.M., m?s o menos cuado llego a casa los lunes. ?Buf!, no se si me dar? p?a ver el tal eclipse.