Miércoles, 14 de septiembre de 2005



La congregación religiosa Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl ha ganado hoy el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2005 al imponerse en las últimas votaciones a la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que eran las otras dos candidaturas finalistas. El jurado ha valorado "su excepcional labor social y humanitaria en apoyo de los desfavorecidos, desarrollada de una manera ejemplar durante cerca de cuatro siglos", así como "su promoción, en todo el mundo, de los valores de la justicia, la paz y la solidaridad", según recoge el acta del jurado.

A este galardón optaban 55 candidaturas de 17 nacionalidades y es el último en concederse este año de los ocho premios internacionales que convoca anualmente la Fundación Príncipe de Asturias, que alcanza en 2005 su XXV edición.
El jefe del Ejecutivo asturiano, Vicente Alvarez Areces, presidió el jurado que inició el martes sus deliberaciones en Oviedo.

El Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, según rezan los estatutos de la Fundación que concede los galardones, "será concedido a aquella persona o personas o institución cuya labor haya contribuido de forma ejemplar y relevante al entendimiento y a la convivencia en paz entre los hombres, a la lucha contra la injusticia, la pobreza, la enfermedad, la ignorancia y la defensa de la libertad".

Imagen


Las hermanas de la congregación religiosa Hijas de la Caridad San Vicente de Paul en Gijón han dado las "gracias a Dios" por la concesión del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2005 y afirmaron que lo van a celebrar esta noche "con una buena comida" y "cantando hasta quedar agotadas".
Las hermanas continuaron hoy su actividad habitual ofreciendo el servicio de comidas de la Cocina Económica de Gijón a personas con escasos recursos, aunque vivieron una jornada "especial" colmada de alegría y de "sorpresa" por la visita de periodistas.
Sor Sofia Aurburua dijo que la concesión del galardón de la Concordia las puso "locas de contentas" y que lo primero que hicieron al conocer la noticia fue "dar gracias a Dios" por el reconocimiento del jurado al trabajo que realizan con los pobres.

Fuente: El Comercio Digital
Publicado por Nereida4 @ 16:21  | Actualidad
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Atreyu15
Miércoles, 14 de septiembre de 2005 | 17:29
Conozco lo que es comer en este tipo de centros. No falta un plato de comida a quien lo necesita. Puede que haya personas o entidades que tengan tantos méritos o más que esta, pero lo que no me cabe la duda es que su trabajo es merecedor de muchas alabanzas. Idea
Publicado por Nereida4
Miércoles, 14 de septiembre de 2005 | 17:42
Yo, por suerte, no he tenido que recurrir a este tipo de centros. Conozco a varias “hermanas” que trabajan en ellos y que llevan toda una vida volcada en los desfavorecidos. Se merecían este premio. Guiño
Publicado por seudolus
Miércoles, 14 de septiembre de 2005 | 21:25
Vaya Atreyu, pues igual coincidimos en alguno de esos centros. Como bien dices en esos lugares el que lo necesite tendrá comida, ropa, podrá asearse y tener una cama limpia y a techo. Hay veces que criticamos a la iglesia sin acordarnos que dentro de ella están estas personas que un día decidieron dedicar su vida a los mas necesitados, ya sea atendiendo albergues en España, hospitales en Mozambique, escuelas en Colombia etc.
Estoy de acuerdo en que se merecen el premio, y que seamos conscientes de su labor.