Lunes, 08 de agosto de 2005
Este fin de semana me he enterado (como casi siempre con retraso) de que tenemos seguidores habituales, aprovecho la ocasi?n para daros las gracias y colgar uno de mis ?viejos? relatos, con el deseo de que sea de vuestro gusto.;-)

El Encuentro


Me noto agazapado, sitiado por una oscuridad cerrada. Tal parece que una pandilla de adolescentes inquietos, armados con tirachinas artesanos, fulminaron con atino notable las luces del firmamento.
A decir verdad, ni yo mismo podr?a explicar la situaci?n. Por momentos me siento llevado de la mano en una certeza absurda, o bien, parezco encontrarme en estado on?rico deambulando por un mundo abstracto. Lo ?nico innegable, ya sea so?ado o vivido, es que estoy en mi realidad. ?Acaso el alma es capaz de distinguir entre sus cicatrices cu?les fueron fruto de odiseas exot?ricas o de f?bulas esot?ricas?
Mis ojos vigilan, aunque ciegos por la ignorancia. Lentamente me enderezo, perplejo, sostenido por articulaciones temblorosas. Me pongo en pie abducido por una fuerza. Una fresca emoci?n franquea mi cuerpo de pies a cabeza. Soy una fr?gil botella llen?ndose de licores embriagadores.
Mi entendimiento oscila entre dos preguntas: ?Ad?nde he llegado? ?Estuve siempre aqu?? Extiendo mi brazo. La mano abierta con la palma hacia lo alto. Aguardo, quiz?s alguien deposite una respuesta. Estoy impedido por el infinito.
Escucho un sonido de pasos. Todo mi ser, como un buen guardi?n, en disposici?n de alerta. Las pisadas son m?s notorias, los andares se vuelven lentos. La adrenalina me anuncia que ya est?n aqu?. El sonido se extingue? renov?ndose mediante mi respiraci?n entrecortada. Creo ser observado.
Mi voz, apenas perceptible, surge extraviada:
- ?Qui?n eres? ?Qu? haces aqu??
- ?Y t? me preguntas? Me responde una voz clara y rotunda.
- Quiero saber?
- ?Quiero saber! ?Quiero saber!... ?Todos deseamos saber! ?Acaso te conoces? Entonces? ?Por qu? preguntas qui?n soy? ?M?rate!: ignorante, aturdido, exigiendo una respuesta, incapaz de rendir tu arrogancia ante lo desconocido. Tu memoria es d?bil ?no extendiste tu mano? ?No ped?as respuestas? Pues, ac? me hallo.
A?n perdura la ?ltima nota de su voz cuando un amanecer inveros?mil acaece en el lugar. En cada ?tomo un destello de luz. Mi altiva coraza es hielo en un desierto abrasador. De la propia luz se desprende una silueta ondulante. Una claridad ambarina avanza hacia m?. Al igual que la llama de una vela, embauca mi conciencia. Inerme y sometido le manifiesto:
- Desconozco lo que soy. ?Eres t??? ?Eres la Luz?
- As? me llaman algunos?
- Mu?strate como eres. Desp?jate de tus disfraces. ?Le pido sin titubeos.
- ?Hum! Una brizna de insolencia todav?a mora en ti?
No transcurre m?s tiempo que el intervalo de mi pesta?eo y el paisaje asoma mutado. Ante mis ojos se alza una figura? mi figura, un rostro? mi rostro. Contra mis o?dos, como en un rompeolas, se estrella una carcajada impetuosa.
- ?No eres m?s que el Diablo! Grit? crispado.
- ?El Diablo!... ?Dios!... ?La Luz!... ?Acaso puedes t? separar las p?ginas de una hoja?...
- Me ofreces ayuda y s?lo obtengo burla de ti. Te necesit?, te busqu? ?d?nde te encontrabas? Ahora? ahora ya es tarde le digo afligido.
- Tantos nombres me visten que precisar?as cien a?os de tu existencia para citarlos uno a uno ?a cu?l de ellos debo responder? Te abraza la luz, sin embargo tu mente nada en aguas oscuras. Nuestra esencia est? medida por relojes desacordes?
Su mensaje suena sereno. Las palabras sumidas en el desaliento arrastran un deje de melancol?a. Es ?nicamente un breve espejismo. La Voz, con tono encolerizado, me habla de nuevo:
- Pediste mi imagen? te la conced?. Te divisaste en ella y no comprendiste? ?Yo...! ?Yo lo soy todo!... ?Por qu? imploras a Dios soluciones? ?Acaso no te conced? el don de la inteligencia? Yo no soy tutor de cuerpos?
Me siento como un recipiente puesto a fuego lento, repleto de conceptos nuevos que van bullendo l?nguidamente. Rebosan y puedo percatarme del poso de desconsuelo que en m? resulta.
Quiero replicar, defenderme. Presiento que me van a enjuiciar, pero apenas unas palabras apocadas salen de m?:
- Siempre me acorde de ti?
- Escaso es tu m?rito? Si fueses invitado al Para?so? ?te conformar?a contemplarlo a trav?s de un cristal?
- ?Siempre fui hombre equilibrado. Clam? por la paz de mi tierra, de mi gente? ?Paz! Sali? de mis labios como un disparo certero . La paz T? la predicaste, T??
- ?Yo? ?En ning?n tiempo he postulado nada!... Mi ?nico quehacer es perdurar. Ahora ?silencia tus palabras! Rezuman ego?smo por todas sus letras. Mencionas como algo propio lo que es indivisible y pertenece a todos ?acaso la Paz es solamente bien de unos pocos? ?Establec? Yo fronteras? Hablas de tu gente? ?Todo! ?Todo me pertenece!
Me parece estar en una pesadilla inquietante: solo, en el centro de una glorieta, rodeado de calles infinitas, forzado a emprender un camino. Observo las avenidas ?Deber?a quedarme en la plaza?
Salgo por un instante de mi abstracci?n y pregunto:
- ?Estamos celebrando mi Juicio Final?
- Yo no soy juez.
Dichas estas palabras sus facciones se difuminan. La silueta gira y comienza a distanciarse de m?. Apenas puedo distinguirle entre la claridad y a mis o?dos tan s?lo llegan suaves murmullos de pasos. Mi cuerpo reacciona como impulsado por un resorte. De manera atropellada marcho tras aquel Ser. Grito angustiado, enloquecido:
- ?Por qu? te alejas? ?Cu?l es mi destino?
- Nulo parece tu aprendizaje, sigues los pasos de im?genes ilusorias. Obligado est?s a descubrirme en cualquier expresi?n. Tu carne es sabedora de su meta, tu alma transitar? en pos de la suya.
- ?Qui?n?? ?Qui?n eres? ?Le interrogo abatido.
- La Vida? exclusivamente, La Vida.
De nuevo me noto agazapado, aunque algo ha cambiado. Reconozco la habitaci?n donde me encuentro. Me mantengo inerte sobre una cama. Una m?scara de oxigeno atrapa mi rostro. De la cabeza, del pecho, de los brazos y de las manos surge un caos de cables y tubos que a modo de cordones umbilicales mantienen mi cuerpo unido a la vida. M?quinas, monitores, botellas de oxigeno, bolsas de plasma y recipientes con suero. Fantaseo con estar atrapado en las entra?as de un robot gigante. A los pies de la cama dos m?dicos intercambian unas palabras, mientras, uno de ellos cubre unos impresos. A mi derecha una enfermera repone una botella de suero y al otro lado un monitor anuncia mis constantes vitales. En la pantalla l?neas y n?meros de colores marcan un comp?s.
El monitor comienza a emitir agudos pitidos y al son del reciente sonido: n?meros y l?neas inician una nueva coreograf?a?
Publicado por Atreyu15 @ 12:56  | Relatos del blog
Comentarios (7)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Nereida4
S?bado, 13 de agosto de 2005 | 15:40
Relato que te atrapa en la lectura desde el principio hasta el final y que te sorprende a cada momento, no tiene desperdicio.
Escrito en un tono muy adecuado y acorde al tema que tratas, con una prosa sumamente cuidada y con met?foras brillantes. Consigues que se vean realmente las escenas.
En fin, que me parece un relato excepcional tanto en el argumento como en su escritura (y no es por hacer la pelota jajaja :D). Por destacar algo se?alar?a los di?logos, me parecen geniales, y el sorprendente final.

Espero ansiosa m?s relatos. ;-)
Publicado por Invitado
Jueves, 07 de enero de 2010 | 11:21
La vida nos muestra su tesis y su antitesis para que la descubramos... fridusha
Publicado por Invitado
Jueves, 07 de enero de 2010 | 11:26
me encanta como escribes:g)
Publicado por Invitado
Jueves, 07 de enero de 2010 | 11:29
" He cruzado oceanos de tiempo para encontrarte".. jejej:3]:g)
Publicado por Atreyu15
S?bado, 09 de enero de 2010 | 21:12
Gracias por tus palabras, eres muy amable ;-)
Publicado por Invitado
Lunes, 11 de enero de 2010 | 9:26
gracias ati :D, he estado revisando tus cajones, el rincon del sastre, tus microrelatos me parecen fabulosos donde puedo leer mas de ti.=??? saludos:g)
Publicado por Atreyu15
Martes, 12 de enero de 2010 | 18:24
Hola de nuevo. Contestando a tu pregunta, lo que escribo, que no es mucho, lo tengo en este blog, en relatos del blog y en la mirada del lobo en donde encontrar?s un aut?ntico batiburrillo de poemas, intentos de haiku, prosa po?tica y alguna cosilla m?s. A parte hace poco que tengo un blog de haiku, en el que combino este tipo de poesia con fotos tambi?n de mi autoria, se llama La pisada de una hormiga, encontrar?s el enlace en la columna de la izquierda, secci?n enlaces.
Gracias por tu inter?s ;-)