Lunes, 01 de agosto de 2005




Se asociaron una gaviota, un murciélago y un espino para dedicarse juntos al comercio. El murciélago buscó dinero, el espino unas telas, y la gaviota, una cantidad de cobre. Hecho lo cual aparejaron un barco. Pero surgió una tremenda borrasca hundiéndose la barca y perdiéndose la carga; sólo salvaron sus vidas.
Por eso desde entonces la gaviota revolotea siempre al acecho en las orillas para ver si el mar arroja en alguna playa su cobre; el murciélago, huyendo de sus acreedores, sólo sale de noche para alimentarse; y el espino, en fin, apresa la ropa de los viajeros tratando de reconocer sus telas.



Siempre volvemos a lo que es de nuestro verdadero interés.




Tags: Fábulas, Esopo, Moraleja, Gaviotas, Murciélagos, Conducta, Realidad

Publicado por Nereida4 @ 14:51  | F?bulas
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Atreyu15
Martes, 02 de agosto de 2005 | 17:32
Por ac? se debieron ir a pique muchas empresas. Gij?n es una ciudad con uno de los ?ndices de paro m?s alto del pa?s. Ahora entiendo el porque de que pocos a?os a esta parte las gaviotas se han ido adue?ando de la ciudad y anidan a su libre albedr?o. :8)
Publicado por bryan
Martes, 20 de marzo de 2007 | 0:12
quien fue esopo