Domingo, 31 de julio de 2005
S?, lo s?, el t?tulo me ha quedado soso, pero al fin y al cabo esto no es un relato:

Hac?a tiempo que no cog?a el autob?s de la forma que lo hago ahora, quiero decir, de lunes a viernes en el mismo horario. Lo cual implica que se suelen ver las mismas caras, y esas personas a las que pertenecen esas caras se hacen casi familiares, aunque no las conozcas en realidad. Y poco a poco y casi sin darte cuenta hasta vas conociendo en qu? parada se suben y en cual se bajan y a d?nde probablemente se dirigen.

Aunque siempre me acompa?o de un libro y el recorrido es de media hora como m?nimo, no puedo leer, nunca lo he hecho y nunca lo har? sobre ruedas, soy de esas personas que se marean en coche, y si fijo la mirada en un libro ya ni os cuento, en fin, al menos ya no vomito como cuando era peque?a, algo es algo. Por tanto, ante el aburrimiento y la sensaci?n de perder m?s de media hora sin hacer nada salvo so?ar despierta que es gratis y solo mando yo, solo me queda observar, pero no observar por observar, sino a la caza y captura de cosas interesantes, curiosas...y bueno, entre otras cosas, ya apareci? un personaje fijo y muy curioso con el que coincido a la ida, por la ma?ana quiero decir.

Un d?a como otro cualquiera, a unas pocas paradas despu?s de la m?a, entr? un se?or mayor, y coincidi? que se sent? a mi lado. Delante hab?a una se?ora sentada, tambi?n mayor, y bastante gorda. Despu?s de un rato, la se?ora pregunt? por un sitio concreto y d?nde deb?a bajarse. Al parecer, le indicaron mal y cogi? el autob?s equivocado y no sab?a qu? hacer. Fue el hombre de mi lado quien le indic? la ?nica soluci?n que parec?a quedarle; deb?a bajar en cierta parada y luego andar un poco hasta el lugar al que quer?a ir. La se?ora le dijo que no pod?a andar tanto, que estaba mal de las piernas, ya sab?is:
Edad avanzada+ Obesidad= Mala circulaci?n, f?rmula matem?tica donde las halla.

El caso es, que exist?a una segunda opci?n como le hizo saber mi acompa?ante de asiento; bajarse en otra parada y enlazar con otro autob?s. Problema resuelto. Pero todo esto dio pie a que entablaran conversaci?n, a la cual ya no prest? atenci?n porque mi mente ya se hab?a ido otra vez a la luna aunque en apariencia miraba por la ventanilla. Sin embargo, y despu?s de un rato, baj? de sopet?n a la realidad al ver que el se?or de mi lado cog?a el brazo de la se?ora. Le daba una especie de masaje. Fue entonces cuando s? prest? atenci?n, y o? de boca de la se?ora: ??Entonces es usted un santo??, y yo pens?: ??Ay por dio! ?Qu? me he perdido??, y el hombre dijo: ?S텔

En resumen, al parecer el hombre curaba a trav?s de sus manos, la mujer le preguntaba insistentemente por su direcci?n para poder ir a visitarlo y seguir disfrutando de sus servicios curativos, el hombre le dijo que no, que ?l no cobraba, que lo hac?a en el autob?s gratis a quienes se lo ped?an. Despu?s de darse por vencida, le propuso que llamara a un programa de radio que ella o?a por las noches donde se hablaba de esos temas, que deb?a darse a conocer, que podr?a hacer mucho bien, que era un santo. A esto el hombre accedi? y parece que tom? nota del nombre del programa y del sitio desde donde se emit?a. Entre tanto, la mujer no dejaba de comer pipas, mirarnos a todos los dem?s, aunque en esta ocasi?n ?ramos pocos en el autob?s, y repetir ??Este hombre es un santo! ?Este hombre es un santo!?

Al fin lleg? la parada donde deb?a bajarse la se?ora, agradecida al santo, baj? el escal?n del autob?s y desapareci?, al parecer, con la circulaci?n m?s fluida. Fue entonces, cuando a mi santo acompa?ante, que llevaba una cajita de cart?n, se le cay? todo su contenido. Se hab?a desparramado un mont?n de crucifijos peque?os de madera. L?gicamente le ayud? a recogerlos, y mientras ?l los introduc?a otra vez en su cajita de cart?n me pregunt? si quer?a uno. Le dije que no, que gracias. Y me volvi? a preguntar ??T? no tienes fe, no??, y le dije: ?No?, y volvi? a decirme: ?Bueno, cada cual tiene derecho a pensar lo que quiera ?verdad??, y le contest?: ?Claro?.
He de aclarar, que dicho as? parece que fui muy seca, pero no, le contest? con un tono y gesto amables, faltar?a m?s, una es agradecida, despu?s del entretenimiento que menos?

Un par de paradas m?s y el hombre se baj?.

Cada ma?ana vuelvo a verlo, y normalmente anda curando a alg?n viajero, y cuando me ve, me dedica una sonrisa a la cual yo respondo, aunque me temo que la m?a es del tipo Gioconda, imprecisa.
Siempre se baja en la misma parada y me pregunto a d?nde se dirige, no est? en edad de trabajar, me da a m? que no est? haciendo un curso de verano, y al m?dico no se va todos los d?as, as? que no s? qu? hace y a d?nde se dirige todas las ma?anas tan temprano.
Cuando lo veo, l?gicamente lo observo, pero ocurre, que como normalmente estoy en Babia, cuando reparo en ?l, ya est? con las manos en la masa, bueno, en los brazos de alg?n viajero con dolores (ay, dicho as? tambi?n suena raro), as? que salvo con la se?ora aquella, no s? c?mo esos otros viajeros contactan con ?l, si es que ya lo conocen, si es que surge de manera casual como con la se?ora?Por tanto me lo he tomado como un misterio a desentra?ar y un remedio contra el aburrimiento, y he de darme prisa, no creo que coja por mucho m?s tiempo el mismo autob?s, y no me refiero solo porque a m? los trabajos me duren poco, sino que nos trasladamos a otro sitio, eso s?, deber? seguir cogiendo un autob?s, aunque otro n?mero claro.
Publicado por Goizeder @ 0:55  | El Rinc?n de Goizeder
Comentarios (5)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Atreyu15
Domingo, 31 de julio de 2005 | 17:39
Espero que seas una buena detective y puedas avanzarnos tus investigaciones, me pica la curiosidad. ?Tienes m?vil que pueda hacer fotos? Ser?a interesante conocer al tipo (?ser?a ilegal?) ?Hay alguna iglesia o edificio significativo cerca de donde baja? Uf se me ocurren muchas preguntas?
Por cierto, conozco la rutina de este tipo de desplazamientos y el control que llega a realizar uno a su alrededor y, ya que necesitas entretenimiento jajaja, te propongo que averig?es qui?n es la persona que repara en ti, piensa que al igual que tu te fijas en otros, otros se fijaran en ti. Creo que es un buen reto jajajaja.:]
Publicado por seudolus
Domingo, 31 de julio de 2005 | 18:52
Cuando te desplazas en autob?s es mas interesante el libro que tienes a tu alrededor que aquel que llevas impreso en el papel.Apoyo lo de la foto con el m?vil, si te decides a seguirle acu?rdate de Mortadelo, el rey de los disfraces. Y si, de vez en cuando mira hacia atr?s.
Por cierto, ando con un hombro fastidiado ?puedes preguntarle si cura a distancia?.
Publicado por Nereida4
Domingo, 31 de julio de 2005 | 20:01
A veces s? que resulta entretenido observar lo que ocurre a nuestro alrededor. Yo tambi?n tengo mi parte de cotilla y me parece muy buena la idea que has tenido Goizeder de hacernos part?cipes de esas aventuras.
Intrigante lo de ese hombre y curioso que la gente, as? de buenas a primeras, se deje ?sobar? por un desconocido, yo es que soy muy desconfiada y adem?s no creo en ese tipo de cosas. Quiz?s tanto ese hombre como sus ?pacientes? lo que necesitan es un poco de compa??a y conversaci?n.
Mantennos informados de tus investigaciones. ;-)
Publicado por Goizeder
Domingo, 31 de julio de 2005 | 22:58
ay, no tengo m?vil de esos, el m?o es antiguo.

Respecto al desenlace jajajaj espero que me de tiempo, porque acabo de caer que ma?ana ya es 1 de agosto, qu? r?pido pasa el verano. Es que dec?an que nos traslad?bamos en la primera semana de agosto. Bueno, quiz?s se retrasen m?s, muy formales como que no son.

Pero igual aparece otro personaje extra?o, a saber jajaj
Publicado por Goizeder
Martes, 09 de agosto de 2005 | 22:50
No os lo vais a creer, pero no he vuelto a ver a este hombre, bueno, ni a ?l ni a otras caras de las que eran ya habituales, supongo que ha coincidido con la entrada de la primera quincena de agosto.

En fin, de momento los viajitos en autob?s est?n siendo aburridos :-(