Viernes, 29 de julio de 2005
El nuberu


Del norte de la península ibérica y extendida por el territorio astur proviene esta entrañable historia perteneciente a su mitología particular:


El nuberu es un gigante de largos brazos, tiene unas grandes orejas, un rostro muy arrugado y algunos dicen que es tuerto de un ojo o al menos ve muy bien de un ojo; viste pieles de cabra y oveja y cubre su cabeza con un sombrero vaqueiro. El nuberu es un ser malvado, señor de las tormentas, el granizo, el orbayu, las lluvias y la neblina. Vive según dicen en Egipto, donde es bien conocido, se llama Juan Cabrito, tiene mujer, hijos y hasta un criado.

Feo, feo


El nuberu se dedica a esparcer los vientos y las tormentas por toda Asturias, se mueve de un lugar a otro montado en las nubes y de vez en cuando baja a ver el resultado de sus hazañas.

Nuberu en plena faena


Es olvidadizo y aveces pierde las nubes que le transportan, entonces tiene que quedarse en las casas que encuentre, si los lugareños le tratan bien hará que su cosecha sea fructífera, para ello hará que las nubes descarguen sobre su cosecha lluvias beneficiosas y le quitará las serpientes de sus campos. En cambio si se le trata mal, arrojara serpientes (que siempre guarda en un saco), rayos y granizo sobre las tierras de esa persona.

Toda las mañanas se levanta a facer la truena (hacer tormentas), vuelve a media noche después de haber lanzado los truenos y recoger lagartos y culebras que su mujer, le prepara para cenar.

Odia especialmente a los curas, puesto que estos pueden hacer conjuros para librarse de el. Uno de esos métodos de ahuyentamiento que mas odia el nuberu son las campanas de las iglesias (cuanto mayor sea la campana, mayor sera su efecto). No le gustan las palas de hornear, los carros o los trébedes puestos al revés. No soporta el olor de los humos de romero o laurel y expecialmente las velas benditas. También odia las hachas puestas en los tejados con el filo hacia arriba. Una de las cosas que más encoleriza al nubero es la costumbre de algunos curas de situarse en el ayuntamiento rodeado de niños pequeños, pensando que la inocencia de los niños favorecerá al mismo.



Tags: Mitos y Leyendas, Mitos, Leyendas, Asturias, Duendes, Creencias, Supersticiones

Publicado por Nereida4 @ 17:14  | Mitos y leyendas
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Goizeder
Viernes, 29 de julio de 2005 | 20:44
Recuerdo cuando estuve en Asturias la cantidad de muñequitos de esos que vendían en las tiendas para turistas, y como acompañaban a cada uno de ellos el librillo ese con la leyenda de cada cual. Me gustaron mucho, aunque al final me compré una bruja de casi un metro :]
Publicado por Nereida4
Domingo, 31 de julio de 2005 | 18:26
La verdad es que sí que hay muchas figuritas de la mitología asturiana en esos comercios que dices y sobre todo en estas fechas, cada uno tiene su simbolismo y sea cierto o no los hay realmente chulos. Supongo que cada lugar tiene algo por el estilo, la cuestión es que el turista se lleve un recuerdo y de paso, claro, sacarle algún euro. Guiño
Publicado por Nereida4
Domingo, 31 de julio de 2005 | 18:30
Por cierto, ¿que simbolismo o propiedades mágicas tiene esa bruja que te compraste?
Publicado por Goizeder
Sábado, 20 de agosto de 2005 | 19:11
Contesto tarde a este post, perdón.

La bruja que me compré, por cierto fue en estas fechas, no pertenecía a la mitología propia de allí, al menos que yo sepa. Además es grandota, solo las figuras pequeñas iban acompañadas de una leyenda.

Ya le haré una foto para que la veas.